Joe Biden abrió la primera semana de la campaña de las elecciones generales con un vuelo matutino a Pittsburgh, Pensylvania. Un estado de campo de batalla que debe ganar. Allí pronunció un discurso contra su rival, el presidente Donald Trump. Llevó pizzas a una estación de bomberos local, se tomó fotos con los socorristas y pasó por un evento privado para recaudar fondos encabezado por Cher. Todo eso antes de tomar un vuelo de regreso a casa.

Pero el viaje de Biden el lunes a Pittsburgh, su primer viaje sustancial en meses, fue todo menos normal. Las reglas locales diseñadas para prevenir la propagación del coronavirus significaron que los votantes que podrían decidir la elección no pudieron ver a Biden pronunciar su discurso en persona. Algunos miembros del personal de Biden tuvieron que irse para evitar el hacinamiento en la sala. Y la recaudación de fondos se llevó a cabo virtualmente. Biden se unió desde el mismo edificio.

Cher, apareciendo virtualmente, dijo de Trump: "El tipo es realmente un idiota".

Las convenciones de ambas partes terminaron. La campaña entra en la recta final. Este viaje a Pensilvania ofreció un adelanto de cómo probablemente Biden pasará sus días antes de las elecciones. Hará viajes de un día a estados críticos donde participa en eventos cuidadosamente controlados.

La campaña de Biden insiste en que está escuchando a los científicos manteniéndose alejado de las multitudes y usando una máscara en público. En contraste con Trump, quien reunió a la gente en el jardín sur de la Casa Blanca la semana pasada para su discurso de aceptación de la nominación del Partido Republicano para un segundo mandato.

Con información de The Associated Press

Cecilia Presa

Apasionada por el storytelling, soy Licenciada en Comunicación por la Universidad de Montevideo. Mi cobertura de temas está enfocada en el emprendedurismo, las finanzas personales y las problemáticas...

Deja un comentario