Los pensamientos suicidas son parte de los síntomas de la depresión. Aunque la prevalencia de intentos suicidas es mayor en mujeres, los hombres tienen mayor éxito en completar un suicidio, en parte porque usan métodos más letales.

Los niños y adolescentes también están en riesgo de sufrir ideas suicidas. Cuando una persona expresa algún deseo de morir, debe ser tomado en serio porque es un grito de ayuda.

¿Qué causa el suicidio?

No hay una causa única que pueda explicar el por qué una persona toma la desafortunada decisión de quitarse la vida. Hay múltiples factores que han sido asociados con el suicidio como por ejemplo, padecer de depresión, bipolaridad, consumo de alcohol, estrés post-traumático, esquizofrenia y experimentar situaciones de mucho estrés en el ámbito económico o en las relaciones interpersonales.

Otras posibles causas han sido asociadas a estar viviendo por una situación agobiante como, por ejemplo, muerte de un familiar, ser diagnosticado con alguna enfermedad crónica, vivir un evento traumático, entre otras.

¿Se puede prevenir el suicidio?

Podemos tomar algunas acciones para reducir el riesgo de un suicidio. Evitar el uso alcohol y drogas puede reducir el riego de suicidio. Para las familias que tengan niños, adolescentes o personas manejando alguna condición de salud emocional, es importante colocar en un lugar seguro los medicamentos, armas de fuego o cualquier otro artefacto que pudiera ser letal como cuchillos y navajas.

Si observamos alguna señal de alerta, se recomienda que busques ayuda profesional para que lo ayude a manejar la situación.

Señales de alerta

  • Aislamiento.
  • Regalar sus pertenencias.
  • Mencionar que estaría mejor muerto.
  • Tener comportamientos auto-destructivos (ejemplo: tomar alcohol en exceso, hacerse cortaduras en el cuerpo, uso de drogas ilícitas).
  • Algún intento en el pasado o en el presente como tomar más dosis de pastillas que le han sido recetadas o de algún otro familiar.
  • Tener diálogos de despedidas o hablar de cuando no esté.
  • Síntomas de depresión (ejemplo: falta de energía, perdida de interés en las cosas que antes disfrutaba, tristeza).

Busque ayuda profesional

Tanto hombres y mujeres de todas las edades pueden estar en riesgo de suicidio. Si escuchas a alguien mencionar que no quiere seguir viviendo, busque ayuda profesional inmediatamente.

Recuerden que esta información no sustituye una consulta con un profesional de la salud emocional. Para mayor información pueden llamar al 984-974-3795 o buscar información en la página web del Instituto de Salud Mental de los Estados Unidos. También, puede llamar a la línea nacional para la prevención del suicidio al aquí.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D. Psicóloga Clínica e Investigadora Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill Departamento de Psiquiatría

Leave a comment