La ciudad de Charlotte, en Carolina del Norte, ofrece una gran cantidad de lugares para disfrutar de una deliciosa barbacoa.

Durante los veranos, cientos de residentes buscan el lugar predilecto para disfrutar de diferentes asados a la parrilla.

Con los festejos del 4 de julio a la vuelta de la esquina, LawnStarter comparó 200 de las ciudades más grandes de Estados Unidos para saber cuáles ofrecen mejores BBQ.

Te puede interesar:

La ciudad de Charlotte fue la segunda mejor posicionada de todo el estado de Carolina del Norte al estar en el lugar 39, solamente superada por Raleigh (15).

Justamente las Carolinas son conocidas por tener algunas de las mejores barbacoas del país, con su sello típico en la ciudad de Charlotte.

Cabe destacar que la barbacoa del estado tiene un estilo oriental, utiliza el cerdo entero y tiene un condimento con vinagre, pimienta o limón.

Estas son los mejores lugares para disfrutar de la barbacoa en la “ciudad reina”:

  • 521 BBQ & Grill: cuenta con ubicaciones en Indian Land, Tega Cay y Lancaster. La barbacoa se hace fresca la noche anterior y se cocina durante 14 horas en sus condimentos especiales.
  • Bobbee O’s BBQ: ubicada en el norte de la ciudad, el restaurante es muy popular y visitado por turistas. Las recetas de salsa barbacoa y cerdo desmenuzado son su especialidad.
  • City Barbeque: fundada en 1999, tiene como principal atractivo el hecho de contar con salsas de 5 estados diferentes. Desde Texas, pasando por Kansas y hasta las Carolinas.
  • The Improper Pig: ubicada en el barrio de Fort Mill, este restaurante sirve la barbacoa clásica al estilo de Carolina del Norte, pero con opciones para vegetarianos y veganos.
  • Jim ‘N Nick’s Bar-B-Q: la tradición de este lugar asentado en Steele Creek data de 1985, y aunque inició en Alabama, posteriormente se mudó a Charlotte. La parrillada a fuego lento le da un sabor especial a su barbacoa.

Te puede interesar:

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...