san-valentin-martir-enamorados-como-invocamos-para-conseguir-amor
Valentín se convirtió entonces en un mártir que más adelante se escogió como imagen de una fiesta pagana que se volvió cristiana. Es conocido como protector del amor honesto, patrón de los hogares y del amor de los matrimonios.

San Valentín es el Patrono de los enamorados. También fue conocido como el “Padre de los pobres”, por su generosidad.

¿Quién fue San Valentín?

San Valentín fue un médico romano que se hizo sacerdote cristiano, a pesar de que en esa época esa religión no era aprobada. Eso no fue un impedimento para que Valentín extendiera su fe y la llevara a los oídos de los gobernantes.

Al tiempo que generó curiosidad por sus relatos acerca de Dios, se le acusó no solo por sus historias sino también por negarse a cumplir un mandato del emperador Claudio III. En ese momento el imperio romano tenía signos de debilidad en la batalla, por lo que se prohibió el matrimonio pretendiendo que los soldados pudieran centrarse en ser mejores en lugar de pensar en familias ni amores.

Sin embargo, Valentín se dedicó a casar en secreto a los soldados romanos con sus amadas. Eso le costó la sentencia a muerte. El sacerdote fue encarcelado, encadenado y degollado el 14 de febrero del año 270 después de Cristo.

Semanas antes de su muerte conoció a Julia, hija -ciega de nacimiento- de su carcelero, quien le pidió interceder para que la joven recuperase la vista. El milagro ocurrió y el mismo emperador se admiró y pretendió salvar de la muerte a Valentín, pero no tuvo el valor de defenderlo frente a los no creyentes.

Valentín se convirtió entonces en un mártir que más adelante se escogió como imagen de una fiesta pagana que se volvió cristiana. Es conocido como protector del amor honesto, patrón de los hogares y del amor de los matrimonios.

¿Cómo pedirle a San Valentín?

San Valentín escucha a sus fieles a través de la oración: 

Oh glorioso abogado y protector, San Valentín, mira con piedad nuestras necesidades, escucha nuestras peticiones, atiende nuestras oraciones, alivia por tu intercesión las miserias bajo las cuales trabajamos, y obtén para nosotros la bendición divina, para que seamos hallados dignos de unirnos a ti en la alabanza al Todopoderoso por toda la eternidad; por los méritos de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Las peticiones que recibe este mártir no solo se centran en el encuentro del alma gemela, sino también en el cuidado a los amigos, a la familia y a las parejas unidas en matrimonio.

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario