oraciones-milagrosas-a-la-virgen-de-coromoto
La patrona de Venezuela lleva el nombre de Coromoto en honor al indio a quien se le apareció.

El 11 de septiembre es la fecha para celebrar en oraciones a la Virgen de Coromoto, patrona de Venezuela.

Ese fue el día en el que apareció por segunda vez al indio Coromoto, en el año 1652. La primera ocasión lo hizo el 8 de septiembre mientras él pasaba un riachuelo. En octubre de 1944 el Papa Pío XII la declaró como Patrona de Venezuela.

Oraciones a la Virgen de Coromoto

I

¡Oh Virgen de Coromoto! Patrona de Venezuela,
En tus manos deposito esta súplica (Menciona aquí tu intención).
Bendícela. Preséntala al Corazón de Jesús.
Haz valer tu amor de Madre y tu poder de Reina.

¡Oh María! Yo cuento con tu ayuda y tu amistad fiel.
Yo confío en tu poder maternal.
Me entrego a la voluntad divina de tu amado Hijo.
Estoy seguro de que tú eres Madre de misericordia
y escuchas atenta cada una de nuestras súplicas.

¡Madre de Dios y Madre mía! Ruega por mí.
Llévame al Corazón de Jesús.
Bendícenos Madre Santísima.
Cúbrenos con tu Manto sagrado.
Oh Nuestra Señora de Coromoto, intercede por nosotros.
Amén.

II

Bella Señora María, 
Virgen Madre del Redentor, 
contigo alabamos y glorificamos al Padre, 
en el Espíritu Santo por Jesucristo. 

Te suplicamos que, 
así como en Coromoto guiaste los pasos 
de los indios hacia la gracia bautismal, 
cautives ahora el corazón de los venezolanos 
y los conduzcas a la renovación de la fe. 

Virgen de Coromoto, 
patrona de Venezuela, 
bendice la acción evangelizadora de la Iglesia 
en nuestra patria para que sea fortaleza 
y defensa de la fe de tus hijos 
y comienzo de una renovación 
de las costumbres cristianas. 

Amén.

Oración de Juan Pablo II a la Virgen de Coromoto

En 1996, el Papa Juan Pablo II coronó a la virgen en su visita al Santuario que se erigió en Guanare. Luego, en 2006 el Papa Benedicto XVI elevó el Santuario Nacional de Nuestra Señora de Coromoto a la categoría de Basílica Menor.

Oración:

Virgen y Madre nuestra de Coromoto, que siempre has preservado la fe del pueblo venezolano. En tus manos pongo sus alegrías y esperanzas, las tristezas y sufrimientos de todos tus hijos. Implora sobre los Obispos y Presbíteros los dones del Espíritu, para que, fieles a sus promesas sacerdotales, sean infatigables mensajeros de la Buena Nueva, especialmente entre los más pobres y necesitados.

Infunde en los religiosos y religiosas el ejemplo de tu entrega total a Dios, para que en el servicio abnegado a los hermanos los acompañe en sus trabajos y necesidades. Madre de la Iglesia, alienta a los fieles laicos, comprometidos con la Nueva Evangelización, para que, con la promoción humana y la evangelización de la cultura, sean auténticos apóstoles en el Tercer Milenio.

Protege a todas las familias venezolanas, para que sean verdaderas Iglesias domésticas, donde se custodie el tesoro de la fe y de la vida, donde se enseñe y se practique siempre la caridad fraterna. Ayuda a los católicos a ser sal y luz para los demás, como auténticos testigos de Cristo, presencia salvadora del Señor, fuente de paz, de alegría, de esperanza. Reina y Madre Santa de Coromoto, ilumina a quienes rigen los destinos de Venezuela, para que trabajen por el progreso de todos, salvaguardando los valores morales y sociales cristianos. Ayuda a todos y cada uno de tus hijos e hijas, para que, con Cristo Nuestro Señor y Hermano, caminen juntos hacia el Padre, en la unidad del Espíritu Santo.
Amén.

Te puede interesar: Oraciones para pedir y agradecer a la Virgen del Valle

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario