Cerrar la semana con una oración del domingo es una buena forma de agradecer despertar a un nuevo día, pero sobre todo, por lo que acumulamos los días anteriores.

Te puede interesar: Oraciones para empezar un día Lunes y una nueva semana

Oración del día Domingo al despertar

Oh Señor en este Domingo pido que me guardes de todo mal,
guárdame también de las malas personas que vienen con malas intenciones.

No permitas que nadie se acerque a mi familia o a mí, con la intención de hacernos daño. No solo en este día, sino en los demás que están por venir.

Te agradezco amado Jesús; porque tú eres mi salvador, eres mi luz y mi guía.

Te exalto maravilloso Rey de Gloria; porque tú eres grande, poderoso, invencible y majestuoso; no hay nadie como tú y aprovecho este Domingo para recordarlo.

Amén.

Oración dominical de agradecimiento

Señor, hoy Domingo, día de descanso santificado por Ti,
una vez más quiero darte gracias por estar siempre a mi lado,
por la fe que me has dado para que, en momentos difíciles, caminara en el sendero de la verdad firme en tu amor.

Gracias mi Dios por regalarme una semana colmada de bendiciones y por ayudarme a entender que las pruebas que se me presentan en el camino sólo son para hacerme más fuerte.

Gracias por mi salud, por mi familia, por mi empleo, por mi hogar, por mis finanzas, gracias Señor por permitirme amarte cada día más.

Crea en mí un corazón lleno de bondad, humildad y justicia para actuar siempre en honor a ti. Te lo pido Señor.

Amén.

Conoce otras oraciones de la mañana.

Oración parar orar el Domingo por la noche

Dios mío, te doy gracias por todos los beneficios que has dispensado en este día.
Ahora, en mis horas de descanso, vengo a ofrecerte mis sueños y todos los momentos de esta noche.

Señor tú que despejas el camino de tinieblas y alumbras la noche, haz que durante este anochecer que empieza me vea exento de toda culpa y pecado. Que al nuevo amanecer pueda reunirme ante tu presencia para darte las gracias otra vez.

Deposito en tus manos mis alegrías y melancolías de este día que ya se fue. Y si fui egoísta pido solidaridad; si fui impulsivo, pido serenidad; si fui rencoroso, pido bondad; y si fui espinas para alguien, pido perdón.

Ayúdame a ser una nueva y renovada persona.
Permíteme que: cuando no vea esperanza, tú me muestres que eres la esperanza. Cuando no vea el camino, sepa que tú eres el camino. Y cuando no encuentre un propósito me muestres que tú lo eres.

Permíteme no preocuparme porque sabré que vendrán tiempos mejores y que contigo a mi lado solo debo aprender a tener paciencia. Después de todo las mejores bendiciones tuyas Señor, siempre llegan tras una gran tormenta.

Buenas noches Padre Mío.

Amén.

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario