oracion-virgen-rosario-chiquinquira-colombia
En 1829 se declaró Patrona de Colombia otorgándole su propia fiesta litúrgica; y su coronación se dio en 1919 por autorización del Papa Pío X.

La reina de Colombia también es la patrona de los marabinos en Venezuela. Celebra en oración a la Virgen del Rosario de Chiquinquirá.

En Colombia la celebran cada 9 de julio. En Venezuela el 18 de noviembre para recordar la fecha en la que apareció la imagen de la Virgen en una tablita en el lago de Maracaibo.

Te puede interesar: Oración que dedican en Maracaibo a la Chinita, Virgen de Chiquinquirá

Sin embargo, el 26 de cada mes se considera un momento especial para recordar a la Virgen del Rosario, debido a que el 26 de diciembre decidió mostrarse a través de un lienzo pintado por Alonso Narváez en 1562, a petición de Antonio de Santana.

Esta imagen representa a la Virgen del Rosario con el Niño Jesús en brazos y a ambos lados a San Antonio de Padua y a San Andrés. El cuadro se dejó en una capilla con techo de paja durante 16 años y prácticamente perdió la nitidez de la imagen debido a la humedad. Al morir Santana su viuda se trasladó a Chiquinquirá, donde llevaron también el cuadro, pero debido a su estado borroso lo dejaron en un cuarto hasta que María Ramos, proveniente de Sevilla, España, lo colgó en una modesta capilla frente a la cual oraba pidiendo a la Virgen que se dejara ver.

El 26 de diciembre de 1586 ocurrió el milagro. El cuadro se iluminó, como si cobrara vida ante la mirada de sus fieles. Cada año miles de personas saludan a esta imagen con fe en el Santuario de la Virgen del Rosario, declarado Basílica en 1927 por el Papa Pío XI.

En 1829 se declaró Patrona de Colombia otorgándole su propia fiesta litúrgica; y su coronación se dio en 1919 por autorización del Papa Pío X.

Te puede interesar: Oraciones dedicadas a la Virgen María

Oración a la Virgen del Rosario de Chiquinquirá

Oh incomparable Señora del Rosario de Chiquinquirá!
Madre de Dios, Reina de los ángeles,
abogada de los pecadores,
refugio y consuelo de los afligidos y atribulados.

Virgen Santísima, llena de poder y de bondad,
lanza sobre nosotros una mirada favorable
para que seamos socorridos por Ti
en todas las necesidades en que nos encontramos.

Acuérdate, ¡Oh clementísima Señora del Rosario!,
que nunca se oyó decir que alguien que haya recurrido a Ti,
invocado tu Santísimo nombre,
e implorado tu singular protección,
fuese por ti abandonado.

Animados con esta confianza, a ti recurrimos.
Te tomamos desde hoy y para siempre por Madre nuestra,
nuestra protectora, consuelo y guía,
esperanza y luz en la hora de la muerte.

Líbranos de todo aquello que pueda ofenderte
y a Tu Santísimo Hijo, Jesús.

Presérvanos de todos los peligros del alma y del cuerpo;
dirígenos en todos los negocios espirituales y temporales;
líbranos de la tentación del demonio,
para que andando por el camino de la virtud,
podamos un día verte y amarte en la eterna gloria,
por todos los siglos de los siglos.

Amén.

Oración del Papa Juan Pablo II a Nuestra Señora del Rosario de la Chiquinquirá

En 1986, Juan Pablo II visitó la Basílica y consagró Colombia a la Virgen María. En este acto dedicó esta hermosa oración mariana.

Oh Virgen, bella flor de nuestra tierra,
envuelta en luz del patrio pabellón,
eres tú nuestra gloria y fortaleza,
madre nuestra y de Dios.

En burda tela avivas tu figura con resplandor de lumbre celestial,
dando a tus hijos la graciosa prenda de la vida inmortal.

Orna tus sienes singular corona de gemas que ofreciera la nación,
símbolo fiel del entrañable afecto y del filial amor.

​A Ti te cantan armoniosas voces y te aclaman por Reina nacional
y el pueblo entero jubiloso ofrenda el don de su piedad.

Furiosas olas a la pobre nave contra escollos pretenden azotar;
tu cetro extiende y bondadosa calma las olas de la mar.

Brote la tierra perfumadas flores que rindan culto a tu sagrado altar;
prodiga siempre a la querida patria los dones de la paz.

A Ti, Jesús, el Rey de las naciones, a quien proclama el corazón por Rey,
y al Padre y Padre y al Espíritu se rinda gloria, honor y poder.
Amén.

Reina y Madre de Colombia, te corona nuestro amor;
Virgen Santa del Rosario, protege al pueblo y nación.

El santuario provinciano redunda en gracia y piedad,
es centro de romerías, centro de culto filial.

Dichosa la tierra amada que goza de tu favor,
irradia, Madre, en tus hijos de tu imagen el fulgor.

Concurre el fiel a tu templo para ofrecer tu oblación;
por cánticos y valles se oyen sus cánticos y oración.

Gloria a Ti, Jesús, nacido de la Madre virginal; al Espíritu y al Padre se rinda gloria inmortal.
Amén.

Otra milagrosa oración a la Virgen de Chiquinquirá

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario