La advocación mariana de Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús se celebra el 31 de mayo con una hermosa oración para honrar la presencia de María.

¿Cómo surgió la devoción a Nuestra Señora del Sagrado Corazón?

El Padre Julio Chevalier, fundador de los Misioneros del Sagrado Corazón en Issoudun, Francia, le dio el nombre a la Santísima Virgen en 1857.

Su intención era darle a la madre de Jesús el puesto como la más importante entre todas las mujeres en el Corazón de Dios. Es la razón por la que Él la eligió como madre de los hombres, guía hacia el corazón de su Hijo y abogada divina.

Ha habido varias imágenes relacionadas, pero en todas destaca la presencia de Jesús con María. En el cuerpo del niño sobresale el corazón tocado con una mano mientras con la otra señala a su madre.

Oración a Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, abogada de las causas desesperadas

Cuando el P. Chevalier propagó la fe de la nueva advocación mariana, lo hizo con la esperanza de que ella se convirtiera en patrona de las causas difíciles y desesperadas, espirituales y materiales, porque ella es la más poderosa intercesora: "Abogada de las causas difíciles y desesperadas".

La oración original a Nuestra Señora del Sagrado Corazón se titula "Acordaos". Su autor fue el mismo P. Chevalier.

Acordaos

¡Oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!,
del inefable poder que vuestro Hijo divino os ha dado sobre su Corazón adorable.

Llenos de confianza en vuestros merecimientos,
acudimos a implorar vuestra protección.

¡Oh celeste Tesorera del Corazón de Jesús,
de ese Corazón que es el manantial inagotable de todas las gracias,
y el que podéis abrir a vuestro gusto
para derramar sobre los hombres
todos los tesoros de amor y de misericordia, de luz y de salvación que encierra!

Concedednos, os lo suplicamos, los favores que solicitamos.
(Se pide la gracia que se desea alcanzar)

No, no podemos recibir de Vos desaire alguno,
y puesto que sois nuestra Madre,

¡Oh Nuestra Señora del Sagrado Corazón!,
acoged favorablemente nuestros ruegos y dignaos atenderlos.

¡Así sea!

¡Nuestra Señora del Sagrado Corazón,
rogad por nosotros!
(Repetir con fervor tres veces)

Acuérdate

Nuestra Señora del Sagrado Corazón,
de las Maravillas que hizo en Ti el Señor.

Él te escogió por Madre y te quiso junto a su cruz.
Ahora, te hace partícipe de su gloria y escucha tu plegaria.
Ofrécele nuestra alabanza y nuestra acción de gracias.

Preséntale nuestras peticiones
(Se pide la gracia que se desea alcanzar)

Haznos vivir como Tú, en el Amor de tu Hijo,
para que venga a nosotros su Reino.

Conduce a todos los hombres,
a la Fuente de Agua Viva que brota de su Corazón,
extendiendo, sobre el mundo,
la esperanza y la paz, la misericordia y la salvación.

Mira nuestra confianza,
responde a nuestra súplica
y muéstrate siempre nuestra Madre. Amén.

Nuestra Señora del Sagrado Corazón.

Ruega por nosotros. (Repetir tres veces)

jerali-gimenez-journalist

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com