Entre un tumulto urbano de casas, tiendas y construcciones que solo advierten la llegada de más edificios, se esconde un misterioso cementerio abandonado en Raleigh.

Allí, un muro de piedra derrumbado, decorado con basura y desperdicios, sobresale de una ladera cubierta de hierba en la esquina de Booker y Hill Street.

La piedra antigua, ligeramente escondida detrás de un muro de hormigón moderno rodea la tierra que alguna vez se describió como tierra sagrada.

Pero hoy en día, la mayoría de la gente pasa sin darse cuenta de su existencia.

El antiguo muro de piedra tiene marcas que se remontan al Siglo XIX, según un reportaje de WRAL.

Desde arriba, se vuelve obvio que el muro es parte de una estructura más grande, formando un cuadrado casi perfecto en una colina cubierta de hierba, solo visible desde arriba.

Cementerio escondido a plena vista

El Cementerio de la familia Henry Seawell se encuentra abandonado, data de 1835 y está -irónicamente- escondido a plena vista en el centro de Raleigh.

Pero para aquellos que han encontrado esta estructura inesperada, es complicado determinar sus orígenes.

Puede ser fácil asumir que es parte de un antiguo cimiento de piedra o quizás un remanente de los emplazamientos de cañones y movimientos de tierra construidos alrededor de la ciudad durante la Guerra Civil.

Sin embargo, una publicación de los Archivos Estatales de NC Photos reveló una imagen histórica del muro, mucho antes de que décadas de erosión y desarrollo lo devoraran.

Fue utilizado como un cementerio familiar que probablemente se estableció en la década de 1830.

Y perteneció al hombre que dio forma al futuro de Raleigh, al luchar para mantenerla como la ciudad capital.

Los historiadores han determinado que el muro de piedra una vez rodeó el cementerio familiar de Henry Seawell.

¿Quién era Henry Seawell?

Seawell nació en 1774 y murió en 1835, por lo que los historiadores pueden fechar el cementerio al menos en la década de 1830, cuando Seawell habría sido enterrado en la propiedad de Welcome.

En perspectiva, la ciudad de Raleigh no existió hasta 1792, por lo que Seawell habría sido un adulto antes de que se estableciera la ciudad, y fue Seawell quien se convertiría en la voz principal para evitar que Raleigh perdiera su condición de capital del estado.

Los documentos muestran que los miembros de la familia Seawell fueron exhumados y re-enterrados en el cementerio de Oakwood en octubre de 1977.

Al menos así lo indican los Archivos del Estado de Carolina del Norte.

Desde 1700 hasta principios de 1900, gran parte de lo que ahora consideramos el centro de Raleigh era muy rural.

Era común que las familias enterraran a sus seres queridos en su propia propiedad, y muchas de esas tumbas, todavía están allí.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

"Separando iglesia y estado": Pintas y quema de banderas en cementerio de Carolina del Sur

Se derrumba cementerio y más de 200 ataúdes terminan en el mar

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario