La inflación se disparó durante el año pasado a su ritmo más rápido en más de cuatro décadas, y los costos de los alimentos, la gasolina, la vivienda y otras necesidades exprimieron a los consumidores estadounidenses y acabaron con los aumentos salariales que mucha gente ha recibido.

El Departamento de Trabajo señaló que su índice de precios al consumidor aumentó un 8.5 % en marzo con respecto a 12 meses antes, el mayor aumento interanual desde diciembre de 1981.

Además, los mercados energéticos empeoraron por la guerra de Rusia contra Ucrania. De febrero a marzo, la inflación subió un 1.2 %, el mayor salto mes a mes desde 2005.

Te puede interesar:

En toda la economía, los picos de precios año tras año fueron generalizados en marzo.

Los precios de la gasolina se han disparado un 48 % en los últimos 12 meses. Los precios de los autos usados ​​se han disparado un 35.3 %, aunque en realidad cayeron en febrero y marzo.

Los muebles de dormitorio suben un 14.7 %, las chaquetas, trajes y abrigos de hombre un 14.5 %. Los precios de los comestibles han subido un 10 %, incluidos aumentos del 18 % tanto para el tocino como para las naranjas.

Incluso excluyendo la volatilidad de los precios de los alimentos y la energía, que han impulsado la inflación general, la llamada inflación subyacente saltó un 6.5 % en los últimos 12 meses, el mayor aumento de este tipo desde 1982.

Las cifras de inflación de marzo fueron las primeras en captar el aumento completo de los precios de la gasolina que siguió del conflicto entre Rusia y Ucrania.

Te puede interesar:

Según AAA, el precio promedio de un galón de gasolina (4.10 dólares) ha subido un 43 % con respecto al año anterior, aunque ha retrocedido en las últimas dos semanas.

La evidencia más reciente de la aceleración de los precios solidificará las expectativas de que la Reserva Federal aumentará las tasas de interés agresivamente en los próximos meses para tratar de frenar el endeudamiento, el gasto y controlar la inflación.

Con información de Associated Press.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...