Zane González acertó un intento de gol de campo de 57 yardas para concretar el segundo más largo en la historia de Carolina Panthers el fin de semana pasado.

Se trató de uno de los cuatro goles de campo acertados por el pateador de origen latino y apenas la cuarta vez en la historia de la franquicia que un jugador acertó dos goles de campo de 50 yardas o más en el mismo juego.

González convirtió sus cuatro goles de campo, de 23, 29, 51 y 57 yardas, y su único punto tras intento para un total de 13 puntos en la victoria de Carolina por 19-13 sobre Atlanta.

Gracias a ello, el pateador latino se convirtió en Jugador de la Semana de Equipos Especiales de la NFC.

Es el primer Premio al Jugador de la Semana de Equipos Especiales para González.

Gracias a esa condecoración, se convirtió en el primer pateador de Carolina en ganar dicho honor desde Joey Slye en la ya lejana Semana 4 de la temporada 2019.

El egresado de ASU se convirtió así en el primer pateador nacido en el estado de Arizona en ganar el premio al Jugador de la Semana de Equipos Especiales.

Junto a González, el receptor Deebo Samuel de los San Francisco 49ers y el apoyador Micah Parsons de los Dallas Cowboys fueron los Jugadores de la Semana de la NFC para los partidos jugados en la Semana 8.

Antes de Carolina, un camino difícil

El pateador de 26 años está en su quinto año en la NFL, después de pasar un año con los Browns y tres más con Cardinals.

A pesar de que condecorado en 2016 con el premio Lou Groza como mejor pateador a nivel universitario, apenas ahora es que destaca en la liga.

Pero siempre enalteciendo sus raíces mexicanas.

"Por parte de mi padre, soy todo mexicano", comentó a ESPN hace unos años el exjugador de la Universidad de Arizona State.  

La madre de González es oriunda de Arkansas, según los registros.

Por lo que su apariencia no entra entre los esterotipos de un latino promedio.

“Mucha gente no lo asume, porque soy rubio, de ojos azules... No se esperan el apellido González”, dijo.

"Cuando me cortan el pelo, o algo así, quedan fuera de guardia cuando escuchan el apellido. Es único, me gusta".

Zane tiene un hermano mayor, Zach, y uno menor, Skylar.

El fútbol lo acercó a la NFL

Y aunque su padre habla español fluidamente, el pateador de la semana en NFC no lo domina.

"Bromeo con él (padre), porque no me enseñó el español cuando era más joven", lamentó.

Aunque eso sí, Zane sí fue instruido por su padre en el deporte por excelencia de los latinos.

"Mi padre fue un gran jugador de fútbol (soccer) de joven", compartió González.

"Crecimos jugando fútbol por todo Houston. Fue mi primer amor deportivo”.

“Lo sigo jugando al día de hoy, cada vez que me topo con un balón".

Debido a su interés en el soccer, González llegó tarde al fútbol americano.

Por lo que el mayor ajuste que debió hacer González entre ambos deportes fue el mental.

"El soccer es realmente interactivo. Si te equivocas, sigues adelante", explicó González.

"En el fútbol americano, si te equivocas pateando, debes asegurarte que tienes la suficiente fortaleza mental para ir a la banca y olvidarlo, para luego enfrentar el próximo intento".

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

"Pensé que solo yo le iba a Carolina": Así se vive en México la pasión por los Panthers

El niño milagroso que impulsa el éxito de Carolina Panthers en redes sociales

De no saber inglés a ser el primer chileno en la NFL: “Vine con $50 en el bolsillo”

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario