República Checa dio la campanada y derrotó 0-2 al combinado de Holanda en partido de los Octavos de Final de la Eurocopa 2020.

La expulsión de De Ligt condicionó a Holanda e inclinó la balanza a favor de la República Checa. Patrik Schick, que sumó su cuarto gol en la competencia y Tomas Holes, fueron los autores de la derrota del cuadro dirigido por Frank de Boer.

“Hemos trabajado copiosamente para salir victoriosos. No tenemos las mismas individuales que ellos, pero el espíritu colectivo reviste más importante en el fútbol actual”, comentó el goleador checo Schick.

Schick fue el autor de los dos goles en la victoria 2-0 ante Escocia en el debut y también firmó el tanto en el empate 1-1 frente a Croacia. El astro portugués Cristiano Ronaldo es el máximo anotador de esta Euro 2020, con cinco conquistas.

Los checos se las verán ahora contra Dinamarca en los cuartos de final el próximo sábado en Bakú, Azerbaiyán.

La última vez que la República Checa alcanzó la ronda de cuartos en un gran torneo fue en la Euro 2012, cuando perdieron ante Portugal. No se clasificaron a los últimos tres mundiales y quedaron últimos en su grupo de la Euro 2016.

En una noche calurosa en el estadio Puskas de Budapest, la selección holandesa pagó caro por no generar ocasiones propicias de gol.

Con Schick prácticamente a espaldas dentro del área, De Ligt se resbaló y tocó el balón con su mano derecho. El árbitro Sergei Karasev pitó un tiro libre y, luego de revisar el video, expulsó a De Ligt.

El incidente se produjo instantes después que los holandeses pudieron irse al frente cuando el delantero Donyell Malen quedó habilitado con el arco a disposición. Pero no supo regatear al portero Tomas Vaclik.

“Los detalles pueden alterar un partido y en un minuto cambió todo", dijo el técnico holandés Frank de Boer. “Lo tuvimos para ponernos 1-0. Son lecciones duras que debemos aprender”.

Cuando De Ligt fue expulsado, de Boer sorprendió al sacar a Malen — un cambio que resumió un desteñido rendimiento de un equipo que había ganado sus tres partidos de la fase de grupos.

El delantero Memphis Depay y el volante Georginio Wijnaldum se combinaron para anotar cinco goles en esos partidos de la primera ronda, pero pasaron inadvertidos el domingo. Holanda fue incapaz siquiera de ensayar un solo remate a puerta ante los checos.

Foto del avatar

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario