Uno de los mayores talentos que ha mandado la Universidad de Duke a la NBA probará suerte con Nigeria en Tokio 2020.

Jahill Okafor, actual elemento de los Detroit Pistons, será uno de los integrantes del conjunto africano que llega lleno de ilusiones a los Juegos Olímpicos.

Okafor, de 25 años, se ha quedado muy corto de las expectativas que levantó tras su paso por los Duke Blue Devils.

En el conjunto de la Universidad de Duke, ubicada en Durham, Carolina del Norte, se convirtió en uno de los mejores jugadores de la NCAA.

En la temporada 2014-15, su única en la Universidad, el pívot promedió 17.3 puntos, 8.5 rebotes y 1.3 asistencias en los 32 partidos que disputó.

Dichos registros le valieron para ganar el premio al mejor basquetbolista de la Atlantic Coast Conference.

Con esos galardones llegó a la NBA y fue seleccionado en el tercer pick del Draft 2015 por los Filadelfia 76ers.

Desde entonces ha jugador para cuatro equipos en la liga estadounidense de baloncesto, sin llegar a establecerse en ninguno de ellos.

Tras haber representado a Estados Unidos en competencias internacionales con límite de edad, apeló por unirse a la quinteta de Nigeria para cumplir uno de sus sueños.

El abuelo de Jahil, Chicko Okafor, es nigeriano y por esa vía se le abrió la puerta de acudir a unos Juegos Olímpicos, aunque sea lejos del Dream Team.

Nigeria armó un equipo más que competitivo para la justa veraniega, con 8 elementos que juegan en la NBA.

Ya en los partidos de preparación lograron derrotar en Las Vegas a la escuadra de Estados Unidos, el máximo favorito al oro en Tokio 2020.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Incertidumbre y esperanza: el contradictorio inicio de Tokio 2020

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario