El cepillo dental de tu casa puede contener más de 100 millones de gérmenes y bacterias, incluyendo E. coli y estafilococos, de acuerdo a estudios de la Universidad de Manchester, Inglaterra.  Otros estudios de la Universidad de Quinnipiac  encontraron rastros fecales en el 60% los cepillos dentales. Muchos virus, entre ellos los de la gripe, pueden sobrevivir más de 24 horas en las cerdas húmedas. Estos datos son suficientes para hacernos correr y botar nuestro cepillo a la basura. Pero si tienes la debida limpieza podrás prevenir que tu cepillo dental, el cual es imprescindible para la limpieza bucal se contamine.

Evita que los gérmenes lleguen a tu cepillo dental

El sitio en donde guardas tu cepillo dental es muy importante para evitar que se contamine de bacterias. Aquí algunos consejos para evitar la contaminación:

  • Si el baño es pequeño y el W.C. está muy cerca del lavado es necesario mantenerlo siempre tapado. De esta manera evitarás que las bacterias se liberen en el aire y lleguen a tu cepillo dental.
  • El mejor sitio para guardar el cepillo dental es dentro del botiquín.
  • Enjuaga con agua filtrada cada vez que uses tu cepillo dental.
  • Mueve tu cepillo dental lo más lejos posible del WC para evitar que se contamine de heces fecales.
  • Dale el tiempo suficiente a tu cepillo para que se seque entre un uso y otro. El ambiente húmedo es el ambiente idóneo para que se llene de bacterias.
  • Deja tu cepillo dental en posición horizontal. Esto facilitará que se seque y evitará que se infecte de bacterias.
  • Limpia con regularidad los estuches para cepillos dentales. Estos pueden esconder la misma cantidad de gérmenes que una esponja para lavar platos o el fregadero de platos.
  • No compartas tu cepillo dental ni lo coloques cerca del de otra persona. Los gérmenes pueden pasar de un cepillo al otro.

Paulina Martinez

Escritora de profesión y vocación. Especialista en temas de estilo de vida, blogger y amante de los viajes. pmartinez@lanoticia.com

Leave a comment