Un panel de jueces federales en Greensboro determinó el que los mapas, elaborados para definir los distritos electorales que usa Carolina del Norte para designar a los legisladores que irán a la Cámara de Representantes en Washington DC, están manipulados políticamente para favorecer a un solo partido, pese a esto, se usarán en las elecciones de noviembre.

Los magistrados manifestaron en su fallo que los legisladores estatales, en su mayoría republicanos, encargados de rediseñar el mapa congresional del estado incurrieron en una práctica llamada gerrymandering o manipulación partidaria, con la finalidad de dar una ventaja electoral a su partido.

En enero de este año un panel de tres jueces federales dictaminó que el mapa congresional de Carolina del Norte, elaborado por legisladores republicanos, está ilegalmente manipulado siendo excesivamente partidista y debe rehacerse.

Los legisladores apelaron y el caso fue a la Corte Suprema, la cual regresó el proceso a la corte federal, quien se ratificó en su fallo a finales de agosto. El problema es que no hay tiempo para cambiar los mapas pues estamos a escasos dos meses de las elecciones.

En el 2015, la Coalición para la Justicia Social del Sur demandó los mapas argumentando que fueron elaborados para diluir el voto afroamericano y latino. Una corte federal dio la razón a los demandantes. La Asamblea General se vio obligada a diseñar un nuevo mapa. El problema es que el nuevo mapa del 2016 también fue demandado por gerrymandering.

Diego Barahona A.

Periodista, editor, asesor, y presentador. De 2016 a 2019 el periodista más galardonado en Estados Unidos por los Premios José Martí. Autor del best seller: ¿Cómo leer a las personas? dbarahona@lanoticia.com

Leave a comment