En Estados Unidos, uno de cada 10 adultos sufrió abuso sexual durante su infancia, si se diferencia por género esta cifra trepa a una de cada 7 niñas y uno de cada 25 niños.

El 90 de estas víctimas conocían a sus abusadores y también en la mayoría de los casos los abusadores eran personas de confianza de la familia.

El 30 de los abusos fueron perpetrados por miembros de la familia y este porcentaje llega al 50 cuando se trata de niños de menores de 6 años.

Todos estos son datos brindados por la organización sin fines de lucro Darkness to light (D2L), que lleva dos décadas trabajando en la prevención del abuso sexual infantil.

En tiempos de cambios en las rutinas debido a la pandemia D2L lanzó un entrenamiento online gratuito en el que se enseña a adultos estrategias para proteger a los niños durante una crisis. Si bien por ahora solo se encuentra en inglés, la ONG tiene otras capacitaciones online que ya están disponibles en español.

Pero, ¿cuáles son las acciones que se pueden tomar si un niño queda al cuidado de una nueva persona por la coyuntura particular de esta nueva normalidad? Ante esta y muchas otras situaciones extraordinarias se pueden hacer cosas, D2L enumera varios pasos:

Hablar con los niños

Así como en casa se habla sobre cómo lavar correctamente las manos, también es importante abordar conversaciones sobre la autonomía de los cuerpos y su cuidado. Estas conversaciones ayudan a crear un sentido de confianza, seguridad y dependencia en los niños, dice la organización.

Más adelante se añade: confirme los límites con sus hijos y recuérdeles que si alguien los hace sentir incómodos, pueden decírselo.

Evitar el aislamiento

Más del 80 de los casos de abuso sexual infantil ocurren cuando un adulto queda solo con un niño. Por eso, para minimizar las oportunidades es importante prevenir el aislamiento de los cuidadores, por ejemplo estableciendo que las puertas deben estar abiertas en todo momento.

Fomente actividades y comportamientos que incluyan a todo el grupo y desaliente las actividades individuales, aconseja D2L y añade: considere prohibir ciertas áreas de la casa mientras está fuera, como sótanos o dormitorios.

Visitas sorpresa

También es buena idea hacerle saber a el cuidador que usted puede aparecer en cualquier momento en la casa.

Incluso ir a la casa o pedir a un familiar o vecino de confianza que vaya, es una señal importante. En su defecto puede existir una llamada telefónica sin previo aviso.

Establecer expectativas

Sea más o menos conocida, la persona que se queda con un niño debe ser notificada explícitamente sobre la seguridad y los límites del cuerpo y que sus niños no guardan secretos con sus padres o tutores.

Ser sincero con esta información a menudo puede disuadir el comportamiento inapropiado, culmina la ONG.

Cecilia Presa

Apasionada por el storytelling, soy Licenciada en Comunicación por la Universidad de Montevideo. Mi cobertura de temas está enfocada en el emprendedurismo, las finanzas personales y las problemáticas...

Leave a comment