En los últimos tiempos he visto que muchos casos de adolescentes latinos que están desapareciendo de sus casas, casi siempre que se les pregunta a los padres que si saben la razón por la que sus hijos tomaron la determinación de irse de la casa, la mayoría dicen que no.

Recuerdo que hace unos años supe de la desaparición de tres adolescentes en Smith Field, Carolina del Norte. Ellos eran amigos, iban a la misma escuela de Smithfield High School, los tres desaparecieron el mismo día. En dos de los casos sus padres los vieron salir de la casa para la parada del bus escolar, en otro su mamá no se dio cuenta de que la niña no estaba en casa, pues creyó que seguía durmiendo cuando ella salió para el trabajo.

He investigado algunas razones posibles por las cuales los adolescentes se fugan de sus hogares y he encontrado lo siguiente, con esto no quiero decir que esta es la causa de la desaparición de estos tres últimos incidentes, quienes espero que pronto sean encontrados:

Crisis personal

Muchas jóvenes se van de sus hogares luego de saber quizás quedaron embarazadas del joven que quizás sus padres le dijeron que no saliera o que no aprobaban esa relación. En lugar de enfrentar esa situación con sus padres, prefiere escapar.

Conflictos con los padres y la escuela

Muchos adolescentes discuten mucho con sus padres, algunos tienen padrastros a los cuales no los quieren ni respetan, o viceversa, al punto que los jóvenes ya no saben qué hacer, se tornan rebeldes desinteresados y por último no encontrando solución a sus problemas, terminan yéndose del hogar.

Muchos tienen conflictos en las escuelas, se sienten abandonados y quizás estén siendo acosados también por algún compañero o algún maestro y de nuevo terminan huyendo de su situación.

Adicción

Muchos padres no se dan cuenta que los hijos están usando drogas, casi siempre las drogas son sociales, se han encontrado con compañeros que hacen lo mismo, y estos los inducen a irse, en algunas ocasiones a buscar drogas más fuertes a oros lados.

Abuso

Muchos jóvenes están siendo abusados sexualmente por algún familiar, ya que las estadísticas muestran que un niño o adolescente es abusado en la mayoría de los casos por una persona allegada a ellos; casi siempre en vez de decir lo que les está pasando deciden irse de la casa pensando que nadie les va a creer lo que están viviendo.

Otro abuso es el maltrato físico y verbal que un adolescente esté sufriendo y esto lo hace también abandonar el hogar.

Prevención

Creo que la prevención para que un joven no se vaya del hogar es el amor y el mutuo entendimiento entre los padres y los hijos, se debe dejar saber a los hijos que ellos son amados, no importa las circunstancias, que todos los humanos cometen errores y que si ellos cometen uno, que se sientan libres de confesarlo a sus padres, no importa lo duro o difícil sea el asunto.

Los padres deben entender que los hijos también cometerán errores y que no deben de ser abandonados durante ese momento, sino que hay que apoyarlos y que la vida tiene altas y bajas, si salen corriendo de sus problemas, entonces vivirán corriendo toda la vida, ya que tarde o temprano otra crisis llegará.

Maudia Meléndez

Por tres décadas ha servido en su ministerio pastoral y en la organización Jesus Ministry. Presidenta de la Federación de Iglesias Cristianas. Autora del libro: El encuentro que me transformó

Leave a comment