La discriminación ha sido un mal que ha afectado nuestra sociedad por muchos años. Miembros de algunas razas y grupos étnicos han sido víctimas del maltrato por el único hecho de ser diferentes. En estos últimos tiempos, el discrimen hacia la comunidad latina ha sido más evidente.

Personas han sido atacadas verbalmente y físicamente por verse diferentes, por hablar el idioma español y hasta por vestir con camisetas con la bandera de su país. Es muy normal y natural que estos eventos generen miedos de expresar nuestra cultura abiertamente. ¿Cómo podemos enfrentar esta situación? ¿Cómo hablarles y darles herramientas a nuestros hijos para enfrentar la discriminación de la cual pueden ser víctimas?

Siempre he pensado que cada situación en nuestra vida es una oportunidad para aprender y crecer. Como todo proceso de crecimiento, algunas experiencias pueden ser de mayor reto que otras, pero no podemos perder la esencia de la experiencia que es, crecer y aprender.

Plan familiar

Es importante tener una conversación sobre este tema dentro del núcleo de la familia para recoger las preocupaciones y miedos de los miembros de la familia, así como saber el sentir sobre los incidentes que se han reportado.

Como familia se puede desarrollar un plan sobre qué hacer si se encuentran en una situación en la cual están siendo discriminados. La seguridad debe ser una prioridad.

Es importante hacer valer nuestros derechos humanos, pero NO es recomendable exponerse a una situación que pudiera ser de riesgo a nuestra seguridad o la de nuestros hijos/as.

En esta línea de pensamiento, podemos expresar nuestras diferencias, pero debemos evitar situaciones de confrontación. Por ejemplo, si sentimos que la situación es de algún riesgo para nuestra seguridad, siempre tenemos la alternativa de retirarnos de la situación. No por vergüenza sino por sabiduría.

Oportunidad de aprender

Este momento histórico, que aunque doloroso e impensable, puede ser una oportunidad para conectar a nuestros hijos con nuestra cultura. La información es un arma muy poderosa para manejar el discrimen.

Conocer de dónde venimos, nuestras aportaciones al país, y el valor de nuestra cultura, puede ayudar a balancear la experiencia dediscriminaciónporque se vivirá como una deficiencia del otro y no como una falta en nosotros.

No olvidar lo positivo

Por otro lado, es importante recordar que, de la misma manera que hay personas que son intolerantes a la diversidad, hay otras personas que muestran su apoyo y salen en defensa de las personas que están siendo atacadas. No todas las personas en este país, piensa o actúa mal hacia la comunidad latina.

Recuerden que esta información no sustituye una consulta con un profesional de la salud emocional. Para mayor información pueden llamar al 984-974-3795.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D.

Psicóloga Clínica e Investigadora

Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill

Departamento de Psiquiatría

984-974-3795

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D. Psicóloga Clínica e Investigadora Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill Departamento de Psiquiatría

Leave a comment