Existe una amplia gama de opciones a la hora de elegir un centro de cuidado infantil, y es normal que muchas familias sienten cierto nerviosismo frente a tan importante decisión. Primero debe plantearse cuales son sus prioridades, en orden de importancia: la distancia, los horarios, que tenga personal, que las maestras hablen su idioma, la limpieza de las instalaciones, la calidad de los programas que ofrece el centro de cuidado infantil, etc.

Investigue la reputación

Pregunte a sus amigos, o a su pediatra que le hablen de sus experiencias con guarderías. Si tiene un lugar en mente, acuda al centro a la hora de salida de los niños, y pregunte a los papás que están recogiendo a sus niños qué opinan. Si otros papás que tienen a sus hijos inscritos en ese centro no muestran demasiado entusiasmo, lo más probable es que a usted tampoco le guste.

Horarios y organización

Es importante que el centro sea flexible y le permita dejar y recoger a sus hijos a diferentes horas, pero debe tener también normas muy claras sobre su funcionamiento, desde qué horas está abierto hasta cuáles son sus planes de emergencia.

Política sobre enfermedades

Averigüe qué enfermedades le obligarían a dejar a tu niño en casa y durante cuánto tiempo. Una norma muy estricta respecto a las enfermedades puede ser incómoda, pero evita contagios.

Actividades estimulantes

Las mejores guarderías tienen horarios estructurados que incluyen mucho tiempo para actividades físicas, momentos para que los niños se relajen (incluyendo sesiones diarias en grupo e individuales), programas de grupo, actividades individuales, comidas, snacks y tiempo libre. La televisión y los videos deberían tener poca cabida en ese horario.

Personal capacitado y motivado

Una de las ventajas que las guarderías tienen sobre las niñeras es el disponer de empleados que han recibido formación para ese trabajo. Asegúrese de que el centro tiene suficiente personal para que su hijo pueda recibir la atención necesaria.

Siga sus instintos

Una guardería puede estar muy limpia y tener muchos títulos y reconocimientos, pero eso no sirve de nada si al pasear por los salones usted se siente incómoda. Cuando inicie su búsqueda de una guardería, guíese por el sentido común.

Leave a comment