Raleigh- Cientos de personas en Carolina del Norte se unieron el 30 de junio a la marcha nacional: “Las familias deben permanecer juntas”, para manifestar su descontento por la política de “Tolerancia Cero” implementada por el presidente Donald Trump y que llevó a que más de 2,500 niños fueran separados de sus padres en la frontera Sur.

Aunque el presidente revocó la práctica el 20 de junio, aún los padres seguirán en centros de detención junto a sus niños mientras esperan que sus casos de asilo político sean evaluados por un juez. Lo que según expertos puede tardar varios meses o hasta años.

“Como madre de familia, abuela e inmigrante solo pido dignidad”, dijo Yolanda Zavala, del Comité de Acción Popular, quien participó en la marcha realizada en Raleigh. “Pedimos que las familias sean liberadas ya”, señaló.

Acciones similares se llevaron a cabo en otras ciudades como Charlotte, Durham, Greenville, Greensboro y Burlington. En este último por ejemplo, contaron con la participación de líderes de fe de diferentes organizaciones y los niños del coro de la Iglesia Santa María.

 

 

Paola Jaramillo

Comunicadora Social y Periodista colombiana con más de dos décadas de experiencia en producción de televisión, comunicación organizacional y medios impresos. Su trabajo como editora y reportera ha...

Leave a comment