Las muertes y los casos de COVID-19 en Estados Unidos se incrementaron a niveles que no se veían desde el invierno pasado. Esta situación echa por tierra meses de avances y refuerza potencialmente el argumento del presidente Joe Biden para sus nuevos requerimientos de vacunación.

Te puede interesar: 5 aspectos clave del plan de Biden para combatir la pandemia

En la actualidad Estados Unidos tiene un promedio diario de más de 1,800 muertes por COVID-19 y 170,000 casos nuevos, los niveles más altos, respectivamente, desde principios de marzo y finales de enero. Ambas cifras han ido en aumento durante las últimas dos semanas.

Los casos —impulsados por la variante delta combinada con la resistencia de algunos estadounidenses a vacunarse— se concentran sobre todo en el sur del país.

Algunos estados presentan mejoría

En contraste general el panorama está mejorando en los que fueran puntos conflictivos, como Florida y Luisiana.

No obstante, las tasas de infección se están disparando en Kentucky, Georgia y Tennessee, impulsadas por los niños que están regresando a clases presenciales, un relajamiento en las restricciones de uso de mascarillas y los bajos niveles de vacunación.

Algunos hospitales comienzan a mostrar una situación tan terrible como la que vivieron con el pico de infecciones de enero. Algunos cancelan cirugías en hospitales los estados de Washington y Utah.

Además, hay una escasez grave de personal médico en Kentucky y Alabama; mientras que faltan camas de hospital en Tennessee. Las unidades de cuidados intensivos en Texas están al máximo o por encima de su capacidad.

Te puede interesar: Números alarmantes por COVID en Carolina del Norte: 58 muertos más en solo un día

No vacunados impiden controlar COVID en Estados Unidos

El panorama en deterioro luego de nueve meses de iniciada la campaña de vacunación en el país ha enfurecido y frustrado a los profesionales médicos, que ven la crisis como algo que era prevenible: la gran mayoría de fallecidos y hospitalizados no se habían vacunado, propinándole una lección difícil para algunas familias.

“Habíamos estado tratando de educar con base en la ciencia, pero creo que la mayor parte del aprendizaje que está ocurriendo ahora se basa en la tragedia, la tragedia personal”, lamentó el doctor Ryan Stanton, un médico de urgencias en Lexington, Kentucky.

El 70 % de los hospitales del estado de Kentucky —66 de 96— reportan una escasez crítica de personal, el nivel más alto hasta ahora en lo que va de la pandemia, dijo el gobernador.

Desarrollado por La Noticia con información de AP.

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario