La fuerza laboral de enfermeras en las escuelas de Carolina del Norte está creciendo de manera constante, pero no lo suficientemente rápido como para manejar de manera más adecuada la pandemia de COVID-19 además de las tareas que ya tenían, dicen los defensores de las enfermeras escolares.

El año pasado, cuando comenzó la pandemia, las escuelas públicas tradicionales del estado emplearon alrededor de 1,400 enfermeras en total.

Poco más de la mitad de las enfermeras escolares de Carolina del Norte trabajan en más de una escuela. Con más de 2,500 escuelas en Carolina del Norte, eso significa que la mayoría de las escuelas pasan al menos algún tiempo durante un día escolar típico sin una enfermera capacitada disponible para responder a las necesidades de salud de los estudiantes. Eso deja a los maestros, administradores y otro personal para responder a emergencias, medir el azúcar en la sangre o administrar medicamentos a los niños. Las enfermeras enseñan a los niños cómo manejar sus propias necesidades médicas, como controlar su nivel de azúcar en sangre si son diabéticos.

¿Cuántas enfermeras debería haber en una escuela?

Las recomendaciones nacionales son una enfermera por cada 750 estudiantes o una enfermera, empleada a tiempo completo, en cada escuela.

Para alcanzar la proporción recomendada de 750 estudiantes por enfermera escolar, los distritos escolares públicos tradicionales de Carolina del Norte tendrían que contratar alrededor de 500 enfermeras escolares más, un aumento del 35%. Para alcanzar la meta de una enfermera para cada escuela, esos distritos necesitarían contratar al menos 1,100 enfermeras escolares más, aproximadamente un aumento del 80%.

Un estudio publicado en 2018, por la División de Evaluación de Programas de la Asamblea General del estado, dijo que el estado necesitaría gastar $79 millones más por año para alcanzar la proporción de 750 estudiantes por una enfermera escolar.

Durante el año escolar 2019-20, 61 de los 115 distritos escolares de Carolina del Norte alcanzaron esa proporción o mejor. El Sistema de Escuelas Públicas del Condado de Wake, el distrito más grande del estado, tenía una proporción de 1,693 estudiantes por enfermera escolar.

El estudio de 2018 mostró que solo cinco distritos escolares de Carolina del Norte tenían una enfermera en cada escuela.

¿Por qué no hay suficientes enfermeras?

Parte del problema está en el nivel de educación superior, dicen los expertos.

Para el año académico 2019-20, las universidades rechazaron a 80,000 solicitantes de programas de enfermería, según la Asociación Estadounidense de Universidades de Enfermería. Eso se debe a la falta de profesores y oportunidades clínicas para los estudiantes, entre otras cosas.

La asociación sostiene que las escuelas de enfermería no están graduando a suficientes estudiantes para satisfacer la demanda de enfermeras y cita una investigación que advierte sobre una eventual escasez de cientos de miles de enfermeras en todo el país, lo que perjudica más a las regiones sur y oeste de rápido crecimiento. Señala los esfuerzos para abordar el problema por parte de las escuelas de medicina que forman asociaciones con entidades de atención médica para ampliar las oportunidades y la capacidad de los estudiantes y proporcionar incentivos a las enfermeras para enseñar.

Escuelas de Carolina del Norte

La escasez en Carolina del Norte continúa a medida que más estudiantes regresan al aprendizaje diario en persona y las escuelas intentan evitar los brotes de COVID-19.

Las enfermeras escolares están realizando cualquier examen o prueba que las escuelas puedan requerir. Muchas escuelas han eliminado las pruebas de detección, pero han aumentado las pruebas de los empleados y estudiantes sintomáticos. Las enfermeras escolares pueden coordinar las oportunidades de vacunación para los empleados o realizar un rastreo de contactos, lo que harán cualquier día de la semana, incluso los sábados y domingos cuando la escuela no está en sesión.

Antes de COVID-19, atendían a niños que se habían enfermado, que habían tenido un accidente o que necesitaban medicación regular o tratamiento de enfermedades. A menudo han sido una fuente confiable en las escuelas, viendo niños en crisis emocionales.

Uno de cada cinco niños de Carolina del Norte recibe atención médica en la escuela, dijo Traci Hewes, presidenta legislativa de la Asociación de Enfermeras Escolares de Carolina del Norte. Los niños pueden tener diabetes, epilepsia u otros problemas que requieran atención médica regular.

La investigación del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte muestra que el aula promedio tiene

  • dos estudiantes tomando medicación,
  • dos con asma,
  • uno con un trastorno por déficit de atención,
  • uno con una alergia potencialmente mortal
  • y un estudiante con una condición de salud menos común, como cáncer.

En todo el estado, la proporción de estudiantes por enfermera ha mejorado de aproximadamente 1,200 a 1 durante el año escolar 2010-11 a aproximadamente 1,000 a 1 el año pasado. El número de enfermeras escolares ha aumentado de 1,173,5, una cifra que incluye a las enfermeras de tiempo completo y parcial, ese año a 1.398,77 el año pasado.

Para las últimas noticias locales y en español, visite a La Noticia.

Marlen Cardenas

Estudiante Diversity Scholar de periodismo y relaciones públicas en la Appalachian State University. Nació en Monterrey, México. Actualmente vive en Carolina del Norte. Periodista de La Noticia y The...

Leave a comment