Luego de que un ave se estrelló en la turbina de un avión comercial de Allegiant, la aeronave logró aterrizar sin contratiempos en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles este jueves por la mañana.

El vuelo 314 de Allegiant Air con dirección a Utah, a bordo de un Airbus A319, aterrizó sin problemas a las 7:44 a.m., dijo Ian Gregor, portavoz de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA).

Poco después de que el avión despegó, el ave fue succionada por la turbina número dos. La aeronave tuvo que regresar al aeropuerto para una inspección y evaluación, aseguró la portavoz de Allegiant, Hilarie Gray.

“La aeronave aterrizó de manera segura y avanzó hasta la puerta por sus propios medios, donde los pasajeros desembarcaron normalmente”, dijo.

Gray dijo que de momento no se tenían más detalles sobre los daños que ocasionó el ave. Un avión de reemplazo fue enviado para llevar a los pasajeros a Provo, Utah.

A raíz del acuatizaje de emergencia del vuelo 1549 de US Airways en el río Hudson en 2009, quedó demostrado lo peligroso que pueden ser los choques con aves. Ambos motores succionaron gansos en vuelo.

Desde entonces, de acuerdo a un informe de la FAA, los reportes de choques con aves aumentaron a un promedio de más de 15.000 al año desde 2015 hasta 2019. Menos del 5% de los impactos son dañinos.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Leave a comment