La Casa de Representantes de Carolina del Norte aprobó, la tarde del , un proyecto de ley antiinmigrante que busca obligar a las oficinas de los alguaciles del estado a colaborar con los agentes de Inmigración.

Con 62 votos a favor y 53 en contra, se aprobó el proyecto de ley HB-370, bajo el cual los alguaciles tendrían que verificar el estatus migratorio de los inmigrantes arrestados, ya no solo por un delito grave, sino por cualquier delito que los lleve a la cárcel. También exige honrar las órdenes de detención del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), aunque los arrestados tengan el derecho de salir bajo fianza.

El proyecto de ley que busca imponer penalidades como multas y despidos contra los funcionarios de las ciudades, condados, y agencias policiales que incumplan con estas ordenanzas, va en camino al escritorio del gobernador.

Podría ser vetado

En junio el gobernador de Carolina del Norte Roy Cooper, llamó a este proyecto de ley inconstitucional y divisivo, tras meses de presión por parte de activistas al gobernador para que se comprometa a vetar la HB-370.

Como ex alto funcionario del cumplimiento de la ley en nuestro estado, sé que la ley actual nos permite encerrar y procesar a criminales peligrosos independientemente de su estatus migratorio. Este proyecto de ley no se trata de eso, además de ser inconstitucional, lo que busca es ganar puntos políticos, y usar el miedo para dividirnos, dijo Cooper.

Varios alguaciles, incluyendo a los de Mecklenburg, Wake, Durham, Guilford, y Buncombe, han manifestado públicamente estar en contra de la HB-370.

Algunos de estos alguaciles han sido fuertemente criticados por ICE por no honrar las órdenes de detención de esta agencia (las cuales son voluntarias). Los alguaciles aclaran que ellos respetan todas las órdenes de retención de un recluso, siempre que sean autorizadas por un juez, pues la órdenes de ICE generalmente no son emitidas por las cortes.

¿Qué sigue?

La Asamblea General del estado es de mayoría republicana, sin embargo en la elección de noviembre pasado perdieron la supermayoría parlamentaria, es decir, ahora ya no pueden superar el veto del gobernador demócrata.

A principios de junio los legisladores republicanos de Carolina del Norte intentaron sin éxito anular el veto del gobernador Cooper a una legislación sobre el aborto, y más adelante ocurrió lo mismo sobre el presupuesto estatal, en una pugna de poderes que se intensifica conforme se acercan las nuevas elecciones.

Diego Barahona A.

Periodista, editor, asesor, y presentador. De 2016 a 2019 el periodista más galardonado en Estados Unidos por los Premios José Martí. Autor del best seller: ¿Cómo leer a las personas? dbarahona@lanoticia.com

Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment