El Senado de Carolina del Norte aprobó una ley que prohíbe el aborto de bebés con Síndrome de Down.

Ahora deberá ser aprobado por el gobernador Roy Cooper, aunque es poco probable que lo haga debido a que en el pasado rechazó restricciones antiaborto.

En caso de que se convierta en una ley de la Cámara de Representantes, se buscaría que los proveedores de servicios de aborto de Carolina del Norte firmen una declaración.

En la misma se confirmaría que una mujer no busca interrumpir su embarazo para evitar tener un hijo con síndrome de Down, o un bebé de una raza o género no deseado.

Los grupos defensores del derecho al aborto esperan que las mujeres mantengan conversaciones abiertas con sus médicos y no se les niegue el derecho constitucional.

La iniciativa es promovida por los republicanos, misma a la cual se opusieron los demócratas en el Senado.

Por su parte, los activistas contra el aborto aseguran que el plan promueve la igualdad al eliminar una forma moderna de eugenesia.

En la misma se asegura que ha reducido la población de personas con discapacidades.

La lucha seguirá a la espera de la decisión final que estará en poder del gobernador Roy Cooper.

Cabe recordar que Cooper ya había vetado en el 2019 el proyecto de ley sobre el aborto “nacido vivo”.

Dijo que criminalizaría a los médicos por la práctica que “simplemente no existe”.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Buscan prohibir abortos por síndrome de Down

Aborto en Texas será ilegal después de las seis semanas

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Leave a comment