Luego de que comenzarán a aplicarse millones de vacunas en Estados Unidos a partir de enero de este año, la gente comenzó a normalizar sus actividades, esto, a pesar de que las condiciones no permitía esta situación.

A pesar de las alertas, el despliegue de campañas, información y otras medidas, la gente comenzó a reanudar sus actividades poco a poco y esto lo demuestra un encuesta.

Encuesta: Actividades se normalizaron en EE.UU. antes de tiempo a pesar del COVID-19

Una encuesta del Centro de Investigación de Asuntos Públicos de AP encuentra que la mayoría de los estadounidenses que lo hacían regularmente antes de la pandemia, dicen que regresan a bares o restaurantes, viajan y asisten a eventos como películas o deportes. 

En la encuesta se demuestra que sólo el 21% está muy o extremadamente preocupado por una infección por Covid-19 en su círculo íntimo, el nivel más bajo desde que comenzó la pandemia, y sólo el 25% está muy preocupado de que el levantamiento de las restricciones lleve a que más personas se infecten en su comunidad. 

Más del 30% de habitantes en EE.UU. piensa que las restricciones se levantaron antes de tiempo

Aún así, el 34% de los estadounidenses piensa que las restricciones en su área se han levantado demasiado rápido, mientras que algo menos (el 27%) dice que no se levantaron con la suficiente rapidez. 

Aproximadamente 4 de cada 10 califican el ritmo de reapertura como correcto. La forma en que los estadounidenses abordaron su vida diaria cambió repentinamente después de que la Covid-19 se propagara por Estados Unidos a principios de 2020. 

Siguiendo los consejos de los funcionarios de salud y los gobiernos, las personas se aislaron en sus hogares, ya sea solas o con familias, para evitar la exposición al virus, que ha enfermado a más de 33 millones de personas y ha matado a 600 mil en Estados Unidos.

Durante el apogeo de la pandemia, los restaurantes, cines y tiendas cerraron o continuaron operando con ocupación limitada; los servicios religiosos, las escuelas y las reuniones gubernamentales se volvieron virtuales; y muchos empleadores hicieron del trabajo desde casa una opción o un requisito. 

La vacunación contra el COVID-19 ha ayudado a relajar las medidas y restricciones

La aparición de la vacuna ha ayudado a reducir las tasas de infección y muerte, permitiendo que las economías estatales y locales se reabrieran y ha llevado a los estadounidenses a volver a las actividades que antes disfrutaban. 

Los datos más recientes de los CDC muestran que el 53% de todos los estadounidenses, el 65% de los mayores de 18 años, han recibido al menos una dosis de la vacuna. 

Según la encuesta de AP-NORC, los adultos estadounidenses que aún no han recibido la vacuna siguen dudando en hacerlo. Sólo el 7% de los que no han sido vacunados dicen que definitivamente recibirán la vacuna contra Covid-19, y el 15% dice que probablemente lo harán. 

El 46% de los estadounidenses que no han sido vacunados dicen que definitivamente no recibirán una vacuna y el 29% dice que probablemente no la recibirán. 

Los adultos jóvenes, los estadounidenses sin título universitario, los evangélicos blancos, los estadounidenses rurales y los republicanos son los más reacios a vacunarse. 

La encuesta encuentra que muchos estadounidenses todavía usan cubrebocas y toman precauciones para evitar el contacto con otras personas, pero el porcentaje de los que lo hacen ha disminuido significativamente con respecto a hace unos meses.

Emmanuel Gutiérrez

Lic. Comunicación Social. Amante del periodismo, redes sociales, música, techno, deportes y videojuegos. La comunicación es el primer paso para llegar a un acuerdo. egutierrez@lanoticia.com

Deja un comentario