Jóvenes para distinguir entre el bien y el mal
Jóvenes para distinguir entre el bien y el mal

Queridos lectores, sé que vivimos en unos tiempos muy difíciles donde nuestra sociedad se ha vuelto violenta, abusadora y desordenada: esto ha causado que el crimen aumente y haya más fatalidades, sin embargo es sumamente alarmante ver que, los niños y adolescentes están en la vanguardia de los que cometen violencia.

Hoy leí la historia de un muchacho de 14 años quien confiesa que no sale a la calle sin llevar su pistola consigo, porque de esa manera es que él se va a defender de sus enemigos, los cuales son de la misma edad que él. Comenta este joven que antes de que alguno de ellos le quite la vida, él va ser el que le quite la vida a sus enemigos.

¿Cómo puede estar esto en el corazón y la mente de un adolescente de 14 años? ¿Qué es lo que está pasando con los niños y con la sociedad en general?

Los jóvenes y la influencia de sus amigos

En un estudio hecho por la universidad de Ohio en colaboración con el psicólogo Brad Bushman y el científico político Robert Bond, encontraron que los jóvenes son más propensos a cometer crímenes violentos cuando se juntan con otros adolescentes que ya han cometido crímenes.

Los expertos agregan que cuando uno de ellos comete un crimen los otros lo siguen, hasta volverse casi una epidemia ya que se dispersa este sentir violento entre los jóvenes.

Por estas razones, hoy, quiero nuevamente reinsertar lo que ya he dicho por este medio en algunas ocasiones a los padres de niños y adolescentes: Sí se puede escapar del círculo de la violencia.

No deje que sus hijos lo aíslen

No dejen que sus hijos se encierren en cuartos por muchas horas con sus celulares e internet, esto es mortal. En el internet hay mucho peligro para ellos, aun organizaciones terroristas que están reclutando jóvenes para cometer o enseñarles violencia.

Mantenga todas las puertas de su casa abiertas.

Sé que hoy se ha vuelto un poco más difícil para los padres, ya que estamos en medio de esta emergencia de pandemia y ellos pasan más tiempo en la computadora y en la tecnología, pero sea usted vigilante continuamente de lo que sus hijos están viendo y en qué están envueltos.

¿Conoce a los amigos de sus hijos?

Sepa con quien se juntan sus hijos, indague a profundidad quiénes son sus amigos, si es posible pida hablar con los padres de esos muchachos.

¿Qué están viendo sus hijos?

No permita que niños pequeños vean novelas o películas donde se glorifica la violencia, sea usted él o la primera en dar el ejemplo en su casa.

Hable constantemente con sus hijos y aun si ellos no quieren oír hábleles de las consecuencias de no ser obedientes y de cometer crimen.

Edúquelos en valores

Una de las razones por las que los muchachos se están perdiendo es la ausencia de Dios en sus vidas y la falta de fe.

Muchos padres los mantienen ocupados en todo tipo de deportes y actividades tanto en la escuela como afuera, según ellos para que sus mentes estén ocupadas, pero nunca los llevan a una iglesia ni les hablan del temor de Dios.

La palabra de Dios dice que instruyamos a los niños en su camino para cuando lleguen a ser mayores no se aparten de sus valores y crezcan como personas de bien.

La sociedad ha removido los Diez Mandamientos de las escuelas y todo lugar público, y la falta de referencias entre lo que está bien y mal, es una causa de tanto niño violento. Están creciendo sin las enseñanzas bíblicas de lo que es la moral y los límites dados por Dios a la humanidad.

Les recomiendo que instruyan a sus hijos en la palabra de Dios para que haya ese temor de hacer el mal en sus corazones.

Maudia Meléndez

Por tres décadas ha servido en su ministerio pastoral y en la organización Jesus Ministry. Presidenta de la Federación de Iglesias Cristianas. Autora del libro: El encuentro que me transformó

Deja un comentario