Mamografía: todo lo que debes saber antes de tu primer examen
La mamografía es un estudio que puede provocar incomodidad, pero es tan rápido que es fácil de soportar.

¿Ya te realizaste tu primera mamografía? Esto es todo lo que debes saber acerca de este importante examen, al cual también se le denomina mastografía.

Según datos del Instituto Nacional de Cáncer, el 13 por ciento de las mujeres nacidas en Estados Unidos desarrollarán cáncer de mama en algún momento de su vida.

Esto debe ser razón suficiente para hacerse exámenes rutinarios como la autoexploración mamaria una vez al mes y la mamografía una vez al año. Este último examen, vía rayos-x, es la mejor manera de diagnosticar la enfermedad en etapas tempranas.

“El objetivo de una mamografía es diagnosticar cualquier lesión en los senos, antes de que se conviertan en cáncer o bien detectarlo en las etapas más tempranas de la enfermedad”, asegura la Dra. Makeba Williams, profesora clínica asociada y co-directora de obstetricia y ginecología en UW Health en Madison, WI.

El estudio ayuda a prevenir los diagnósticos tardíos que llevan a tratamientos más intensivos. Si se hacen de manera temprana aumenta la sobrevivencia de la paciente, diagnosticada con cáncer de mama, revela Williams.

Lo que debes saber sobre una mastografía

  • Los expertos recomiendan que el estudio se realice de manera regular después de cierta edad. Las recomendaciones particulares deben de provenir del médico particular o ginecólogo.
  • Muchas organizaciones recomiendan realizarse el primer examen a partir de los 40 años de edad. Otras organizaciones lo recomiendan a partir de los 45 y otras a los 50 años.
  • El estudio se debe hacer cada año o dos años, hasta que la paciente cumpla la edad de 75.
  • Si la paciente es de alto riesgo pues tiene historial de cáncer de mama en la familia o de una mutación genética (BRCA 1 o BCRA 2), el doctor puede recomendar realizar el estudio en la década de los treinta.
  • La mamografía es un estudio que puede provocar incomodidad, pero se realiza con tal rapidez, que es fácil de soportar.
  • El día del estudio, la paciente debe evitar el uso de cremas, lociones, talcos y desodorante en las axilas. Estos productos tienen sustancias que pueden mostrarse en los rayos-x y dificultar la lectura del estudio.
  • Es importante asistir días después del periodo. Durante la menstruación los senos pueden estar demasiado sensibles, haciendo el estudio más incómodo.

Paulina Martinez

Escritora de profesión y vocación. Especialista en temas de estilo de vida, blogger y amante de los viajes. pmartinez@lanoticia.com

Deja un comentario