Byron Jones presentó una solicitud de préstamo para asistencia económica por COVID-19 y resultó ser un fraude.

Un gran jurado federal sentado en Charlotte emitió una acusación penal contra el sujeto de 55 años.

Esto, debido a que su petición resultó en el desembolso de 142,900 dólares en fondos federales por ayuda de emergencia.

Tommy D. Coke, inspector a cargo de la División de Atlanta del Servicio de Inspección Postal de los Estados Unidos, que supervisa Charlotte, se unió al Fiscal Federal Murray para hacer el anuncio.

"En un momento en que nuestra nación está lidiando con los efectos de la pandemia de coronavirus y las empresas están luchando para hacer frente al impacto de COVID, los estafadores están aprovechando la oportunidad de robar programas federales de ayuda económica para llenar sus propios bolsillos", dijo el fiscal federal Murray.

Lamentan fraude en plena crisis

“Mi oficina está trabajando arduamente para descubrir a los criminales que intentan explotar la pandemia y robar fondos”, alegó.

“El Servicio de Inspección Postal de los Estados Unidos está comprometido a combatir el fraude y el uso ilegal del sistema de nuestra nación”, dijo Coke.

“Durante esta trágica pandemia, nuestra nación ha demostrado una gran determinación y resistencia”, insistió.

“Desafortunadamente, también hemos visto a quienes buscan aprovechar estas situaciones obteniendo de manera fraudulenta fondos destinados a ayudar”, reforzó.

Así operó el fraude

Según las acusaciones, a partir de abril de 2020, Jones participó en un plan para obtener de manera fraudulenta beneficios.

Solicitó préstamos relacionados con el desastre por daños económicos por desastre (EIDL).

El apoyo fue patrocinado por la Administración de Pequeñas Empresas de Estados Unidos (SBA).

Este programa de la SBA, ampliado bajo la Ley CARES, está diseñado para brindar apoyo a las pequeñas empresas.

Esto para remediar el daño económico causado por el brote de COVID-19.

El 16 de abril de 2020 —o alrededor de esa fecha— Jones presentó artículos de incorporación en Delaware para Ramses Air Freight & Transport Inc. ("Ramses"), y mencionó su domicilio en Charlotte como la oficina principal de la empresa.

Deberá pagar las consecuencias

La acusación formal alega además que Jones estaba en libertad supervisada por el gobierno federal por una condena anterior por un delito grave.

Aún así, presentó una solicitud de préstamo que contenía declaraciones falsas y tergiversaciones sobre los ingresos, costos y empleados de la empresa y sus antecedentes penales anteriores.

La acusación también alega que, como resultado de la solicitud fraudulenta, Jones obtuvo 142,900 dólares en ganancias en junio y julio de 2020.

Ese dinero lo utilizó para fines personales y otros fines no autorizados.

Ahora está acusado de un cargo de fraude electrónico en relación con un beneficio por desastre.

Eso conlleva una pena máxima de prisión de 30 años y una multa de 1,000,000 de dólares, un cargo de declaraciones falsas a la SBA, que conlleva una pena máxima de prisión de 30 años-

Además de otra multa de 1,000,000 de dólares y un cargo por participar en transacciones monetarias en bienes de origen criminal, lo que conlleva una pena máxima de prisión de 10 años.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario