Bebé a casa Charlotte
(Foto: Facebook)

El confinamiento llevó a la inmensa mayoría de la comunidad a permanecer en el hogar, pero un pequeño niño apenas se fue a casa por primera vez.

Sin embargo, la pandemia fue exactamente al revés para un menor de edad de Charlotte, Carolina del Norte.

P.J. ha vivido toda su vida en el hospital después de nacer con un raro trastorno cardíaco genético. 

Incluso aprendió a gatear, caminar y jugar en el Levine Children’s Hospital.

A casa tras casi un año de lucha

Pero recientemente, obtuvo su nuevo corazón y pudo regresar a casa.

El hospital publicó un video de un alegre y entusiasta P.J. en su página de Facebook.

Y es que P.J. junto a su familia recibió una gran despedida de los médicos y enfermeras de Levine que lo trataron todo este tiempo. 

En el video, sostienen un cartel que dice ″260 días con mi familia LCH, ahora puedo irme a casa con la mía”.

Alto sentido humano

El Levine es conocido por su agudo sentido humano, como cuando Tom y Deanna Williamson perdieron a su hijo pequeño Eli en 2015.

Ambos fueron a su ultrasonido para averiguar si iban a tener un niño o una niña fue el momento en que se enteraron de que habían perdido a su hijo.

Los Williamson no habían comprado ropa para el nuevo bebé, por lo que no tenían ropa para ponerlo.

Levine Children’s Hospital les dio una bata de ángel donada para que la usara su hijo, Eli.

Un vestido de ángel es un vestido que alguna vez se usó en una boda, transformado en un vestido para bebés que nunca regresan a casa del hospital.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Un recién nacido lucha por sobrevivir a una extraña enfermedad genética en Carolina del Norte

Latina encuentra a un bebé vivo en el bote de basura

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario