Todo indica que es posible prevenir las pecas, toda vez que la principal causa de aparición de esas manchas marrones es la exposición al sol.

Variedad de formas y tamaños

Las pecas son las manchas de color marrón o rojizo que aparecen en la cara, escote, hombros, manos y espalda, principalmente, y cuyo tamaño varía entre las personas.

Se originan debido a una acumulación de melanina (sustancia que le da color a nuestra piel, cabello y ojos), creada por el cuerpo para protegernos del polvo, las bacterias y del sol. Es posible que las pecas estén en la epidermis, pero el sol es lo que las hará evidentes. Se forman en áreas puntuales debido a que la piel no produce melanina suficiente para que el pigmento absorba los rayos ultravioleta de manera uniforme.

Sol, genética y cambios hormonales

Existen dos causas fundamentales del origen de las pecas. La primera es por exposición al sol por tiempo prolongado y con poca protección contra los rayos UV. Es por ello que después del verano es cuando más se visualizan las manchas en la piel.

El factor hereditario es la segunda razón por las que aparecen las pecas en la piel. Genéticamente las personas de piel y ojos claros, así como personas de cabello rubio y rojizo son las más propensas a desarrollarlas.

Entre hombres y mujeres son las mujeres las más expuestas a tener pecas, ya que un tercer motivo que promueve estas manchas son los cambios hormonales.

Manchas benignas

Normalmente las pecas son manchas benignas que no representan indicios de cáncer de piel. Sin embargo, se les ha relacionado como una de las señales del desarrollo de una enfermedad genética llamada neurofibromatosis.

Como cualquier aparición de manchas o lunares en la piel, la revisión dermatológica es lo que podrá determinar riesgos, sobretodo si se observan anomalías en la pigmentación extraña, asimetría, bordes irregulares o el tamaño inusual de las pecas, pero en general son totalmente inofensivas.

Prevenir las pecas

Aun cuando no son motivo de alarma para la salud, algunas personas prefieren prevenir las pecas por motivos estéticos. De hecho, se han visto casos de afecciones psicológicas por la excesiva aparición de pecas, sobretodo en la cara donde se hacen más visibles.

Si estás en el grupo de quienes prefiere prevenir las pecas los cuidados que debes seguir son:

  • Utilizar un bloqueador solar con factor de protección elevado.
  • Llevar ropa adecuada para que los rayos UV no incidan directamente sobre la piel.
  • Usar accesorios de protección: sombreros, lentes de sol.
  • Evitar la exposición al sol de manera prolongada, así como en horarios donde los rayos UV sean muy altos.

Y si estás en la búsqueda de atenuar la apariencia de las pecas puedes intentar:

  • Exfoliar la piel luego del verano.
  • Realizar un peeling despigmentante.
  • Recurrir a los tratamientos con rayos láser en manos de profesionales.

En cuanto a tratamientos caseros existen varias soluciones que pueden funcionar dependiendo de cada caso:

  1. Aceite de ricino. Aplica sobre la piel con un algodón. Deja actuar por espacio de 10 minutos y lava con agua fría.
  2. Miel y limón. Mezcla dos cucharadas de jugo de limón y una de miel. Aplica sobre las pecas y elimina al cabo de 5 minutos con agua tibia. Solo debes hacerlo de noche debido a que el limón puede manchar la piel si se expone al sol.
  3. Manzanilla y miel. Prepara una infusión de té de manzanilla y agrega una cucharada de miel. Aplícala con una algodón y deja actuar por 10 minutos.
  4. Yogurt natural. Aplica sobre las pecas y deja actuar por 10 minutos. Retira con agua fría.

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Leave a comment