Mantener los pies hidratados es fundamental cuando pasas más tiempo en casa. Estar descalzos es la tendencia principal en el hogar, así que los pies sufren de mayor sequedad.

Las durezas y grietas son las primeras señales de que tus pies están resecos. Recuperar la piel de esa importante zona no es igual que en otras áreas del cuerpo. Sin embargo, puedes seguir un sencillo ritual en casa y recuperar la hidratación de tus pies.

  1. Sumergir los pies en agua en un recipiente donde puedas meterlos cómodamente. Utiliza agua tibia suficientemente soportable y que no genere molestias porque esté muy caliente.
  2. Exfoliar los pies dando masajes suaves. En el talón puedes usar una lija para quitar la dureza que se acumula con mayor facilidad en esa parte. Esto suele ocurrir también en la parte lateral del dedo gordo.
  3. Enjuagar retirando la crema o gel que hayas usado y secar. Toma en cuenta que un exfoliante natural puede ser la sal gruesa o el azúcar.
  4. Colocar un aceite esencial de oliva o de coco y masajear. Dejar actuar por media hora.
  5. Retirar el aceite con agua fría.

Esta rutina se recomienda hacerla en las noches, ya que el efecto del aceite se mantendrá activo mientras duermes. Adicional, en las noches evitas que el exceso de humedad perjudique tus pies y los haga vulnerables a los hongos. Por eso, asegúrate de dejarlos bien secos antes de dormir y asi poder mantener los pies hidratados.

Uso de vaselina

Otra forma de hidratar los pies de forma sencilla sin el ritual, es usando vaselina. Aplica un poco en las noches y déjala que haga su efecto mientras duermes. Asegúrate de que no haya humedad entre los dedos, fundamentalmente, por las razones que ya conoces.

Evita la resequedad

Los hábitos diarios juegan un papel relevante en la salud de los pies. Aparte de la edad, algunas de las actividades que hacemos con mayor frecuencia y afectan la hidratación de los pies son:

  • No beber suficiente agua. Sin duda esta es la más importante falla para hidratarnos.
  • Estar mucho tiempo descalzos.
  • Usar sandalias o zapatos abiertos con frecuencia.
  • Exponer los pies durante largo rato a temperaturas extremas: frío del ambiente o agua caliente en el baño.
  • Tener peso extra, recuerda que los pies son los que soportan todo el cuerpo.

Algunos otros consejos para tus pies los puedes leer aquí.

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Leave a comment