Raleigh- José Chicas, un pastor de origen salvadoreño sería acogido en la iglesia Greenleaf Christian en Goldsboro (que serviría como santuario) en caso de que decida no abandonar el país el próximo 28 de junio, fecha dada por Inmigración.

Chicas, huyó de su país en 1985 a causa de la guerra. Desde ese entonces ha vivido en Estados Unidos junto con su esposa y sus cuatro hijos, tres de ellos son ciudadanos americanos.

Desde el 2014, José tiene permiso temporal de trabajo, sin embargo recibió una notificación de Inmigración donde le informaron que ya no sería renovado y que debía dejar el país.

El jueves 8 de junio en una asamblea realizada para cerrar el Día de Abogacía y Fe, organizado por la Alianza por los Derechos de los Inmigrantes y la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP), Ezequiel Chicas, el hijo menor de José, pidió a la comunidad que apoyen a su familia para evitar la deportación de su padre. “Mi papá tiene fecha de deportación para el 28 de este mes y yo me estoy graduando de la escuela primaria el 29. Quiero que mi papá esté allí” dijo. “No puedo imaginar mi vida sin él. Me gustaría que todo esto parara no solo por mi familia, sino por todas las familias que están pasando por esto”, manifestó.

A este pedido, el reverendo William Barber, presidente de la NAACP le ofreció a José la iglesia como santuario para que permanezca el tiempo que necesite.

 

Paola Jaramillo

Comunicadora Social y Periodista colombiana con más de dos décadas de experiencia en producción de televisión, comunicación organizacional y medios impresos. Su trabajo como editora y reportera ha...

Leave a comment