El Gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, firmó un proyecto de ley que endurece las sanciones contra las personas que provoquen un accidente por no detenerse frente a un vehículo de emergencia que tenga sus luces oficiales encendidas.

La nueva legislación es una ampliación de una ley existente llamada Move Over (Muévase) que requiere a los conductores, si consideran que es seguro, alejarse a un carril de distancia de cualquier vehículo policial o de emergencia que esté detenido en una calle o carretera. Los vehículos policiales, de emergencia y de servicios públicos deben detenerse con las luces parpadeantes para alertar a los conductores que se muevan.

Igualmente se requiere que los conductores reduzcan la velocidad y se acerquen con precaución cuando manejan cerca de un vehículo de emergencia detenido. Esta ley también protege a trabajadores de carreteras en zonas de trabajo temporales.

La HB-29 oficialmente convierte en un delito grave causar lesiones a los operadores de vehículos de emergencia que se detienen a un lado de la carretera para ayudar a otros.

¿Qué hacer?

Los conductores que se aproximan a un vehículo de emergencia detenido deben:

  • Reducir significativamente la velocidad.
  • Acercarse al lugar con cautela.
  • Si hay un segundo carril, se requiere que cambien de carril lejos del vehículo de emergencia detenido.
  • Mantener la velocidad reducida hasta que esté completamente alejado de la escena.

Diego Barahona A.

Periodista, editor, asesor, y presentador. De 2016 a 2019 el periodista más galardonado en Estados Unidos por los Premios José Martí. Autor del best seller: ¿Cómo leer a las personas? dbarahona@lanoticia.com

Leave a comment