James Dylan Harris protagonizó una fatal persecución en la que entre otros delitos, es señalado por el asesinato de un bebé no nacido.

El sujeto ha sido acusado del asesinato de un feto después de intentar huir de la policía a principios de enero.

La Oficina del Sheriff del condado de Nash, Carolina del Norte, culpó al hombre de 26 años y originario de Tarboro, de estos delitos.

Huía debido a que tenía órdenes de aprehensión

Harris dirigió a los agentes en una persecución a alta velocidad en Rocky Mount el 9 de enero.

Varias órdenes de aprehensión estaban disponibles para el arresto de Harris cuando los agentes lo vieron en un GMC Yukon color canela.

Harris lideró a los agentes en una persecución en el área de Jeffreys Road a velocidades de 80 a 95 mph en una zona de 30 a 45 mph.

Los agentes dijeron que Harris conducía de manera descuidada e imprudente.

Y que no conforme, pasó varios semáforos durante la persecución.

Policía descubrió que una mujer estaba embarazada

Cuando el automóvil de Harris chocó contra un árbol, los agentes de la policía descubrieron a otras dos personas, Ashley Howell y Tyler Newton, adentro.

Ambos fueron trasladados a hospitales locales con algunas cuantas lesiones.

Pero Howell tenía 30 semanas de embarazo, por lo que se sometió a una cirugía de emergencia en el Hospital Vidant en Greenville.

Para desgracia, su hijo por nacer murió.

Harris estaba detenido en la cárcel del condado de Nash bajo una fianza garantizada de 646,000 dólares.

Sus cargos incluyen asesinato de un niño por nacer, conducción descuidada e imprudente, conducir en estado de ebriedad, delito grave eludir el arresto, grave lesión grave por vehículo, acecho cibernético, comunicación de amenazas y agresión a una persona con discapacidad.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario