Un pequeño de solo 9 años perdió la batalla contra un trastorno neurodegenerativo en Greensboro, Carolina del Norte.

La familia del menor está de luto por la pérdida de su hijo, Caleb Robert MacKay.

El niño falleció el sábado 9 de enero de 2021 en el Moses Cone Memorial Hospital, rodeado por su familia durante sus últimos momentos.

"Su cuerpo finalmente sucumbió a una batalla de años con un trastorno neurodegenerativo extremadamente raro causado por una mutación en el gen IRF2BPL", dice el obituario.

El obituario se publicó en el sitio web de Citty Funeral Homes.

"Caleb era adorado por su familia y causó una profunda impresión en todos los que conoció durante su corta vida", continuó el comunicado publicado.

“Tenía un alma gentil, un corazón amable y la disposición más dulce”, insistió.

“Le encantaba reírse de sus hermanos y su papá, viendo a su favorito espectáculos, y acurrucar a su mamá”, abundó.

Disfrutaba de la vida antes de perder la batalla

Entre las cosas que a Caleb le encantaban, ir a Disney con su familia era la principal, donde Mickey y los otros personajes lo trataban como a la realeza.

También disfrutó del béisbol con la High Point Miracle League, el fútbol en TOPSoccer, la equitación con HorseFriends y el campamento de discursos de verano en Camp REACH.

"El espíritu de lucha de Caleb, frente a sus numerosos desafíos médicos, fue una inspiración para todos los que lo conocieron y amaron”, insistió el obituario.

“Su familia, amigos, maestros y cuidadores lo extrañarán profundamente, y su legado vivirá en sus corazones”, se puntualizó.

La familia dijo públicamente que se planificará un servicio conmemorativo más grande una vez que las restricciones de COVID-19 permitan una reunión segura.

Piden que, en lugar de flores, considere hacer una donación a las organizaciones en honor a Caleb.

Foto del avatar

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario