Marcia Thomas era una madre adolescente que se vio obligada a renunciar a la graduación de la escuela secundaria.

Por lo que nunca antes había usado toga y birrete.

Algo que cambió sustancialmente a sus 49 años.

"Nunca fui a mi graduación de la escuela secundaria e hice todas esas cosas", dijo Thomas a ABC11. 

"Tantas veces, como padre, te pones en un segundo plano”. 

“Sabes que tus hijos son importantes”. 

Pero en su mente siempre estuvo estudiar, por lo que regresó a la escuela muchos años después.

Y ahora, obtendrá una licenciatura en psicología de la Universidad Estatal de Fayetteville.

Volver a la escuela siempre había estado en mi lista de deseos. Solo pensé que tal vez habría sido dentro de años”, reconoció.

Educar a sus hijos siempre fue una prioridad.

Pero llevó su educación a un segundo nivel.

Nos graduamos juntas! Creo que esta vez estoy más emocionada", dijo Amanda Ross, la hija mayor de Marcia.

Ross es una alumna de la Universidad Estatal de Fayetteville y se está graduando con su maestría en Trabajo Social.

"Lo alineamos para que si ella tomaba clases en las dos sesiones de verano, se graduara al mismo tiempo que yo", dijo Ross.

Madre e hija, despreocupadas por brecha salarial

Los datos del Centro Nacional de Educación muestran que las mujeres afroamericanas tienen más probabilidades de recibir su título de licenciatura que cualquier otra raza. 

Sin embargo, ganan solo 63 centavos por cada dólar que ganan los hombres blancos.

El dúo madre-hija admite que esta disparidad salarial es un poco desalentadora, pero han elegido la confianza al negociar los salarios.

Su graduación está programada para el sábado 8 de mayo, el fin de semana del Día de la Madre.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Madre lamenta proyecto de ley para impedir a niñas transgénero participar en deportes femeninos

Afroamericana de Carolina del Norte es la voz de la NASA

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario