Crédito: David Flower/City of Charlotte

La desesperación de un abuelito al que su nieto le fue arrancado de los brazos por las inundaciones estremece a la población de Carolina del Norte.

Mason Flowers tenía apenas un año de edad cuando era sujetado por su abuelo cerca de su casa en el campamento familiar Hiddenite.

Pero a medida que la corriente de la inundación se hizo más fuerte, las orillas del río South Yadkin se desbordaron el jueves por la mañana, atentaron contra el campamento donde vivían.

El abuelo tomó al niño con todas sus fuerzas, pero el cauce del agua era demasiado fuerte.

El niño fue arrancado de las manos de su abuelo y su cuerpo fue encontrado al día siguiente.

Testimonios siguen sin creerlo

"Es imposible imaginar cómo sería eso", dijo a FOX News Beth Korte, cuya familia es propietaria del campamento.

“Pero él es fuerte y debe seguir siendo fuerte por sus otros nietos. Está dando pequeños pasos a la vez”, compartió.

La familia de Korte ha sido propietaria del campamento en el condado de Alexander durante dos décadas.

Muchas de las personas que se alojaron allí el jueves pasado son residentes durante todo el año.

La comunidad unida está de luto profundo después de que cinco de los suyos murieron.

"Es mucho para asimilar", dijo Korte.

La tragedia cobró un alto precio

Más de 30 personas tuvieron que ser rescatadas de las inundaciones.

Korte dijo que su esposo, Kent, estuvo despierto hasta las 4:30 de la mañana revisando el agua.

Fue entonces cuando se fue a la cama, pensando que estaría bien. Una hora más tarde llamó un vecino y todo el campamento parecía un río.

“Los campistas empezaron a rodar por el campamento y simplemente rodaron de un extremo al otro. Con gente en ellos”, comentó Korte.

De luto

Entre los cinco muertos, se encuentran Crystal Reed y su hijo Ty, de 18 años. Ty era el cuidador de tiempo completo de su madre, una especie de hermano mayor en la comunidad.

Tina Allen y Ron Wintemute son las otras dos víctimas identificadas el lunes por la Oficina del Sheriff del condado de Alexander.

La Cruz Roja Estadounidense anunció el lunes por la noche que estaban trabajando con las víctimas de las inundaciones.

Otras organizaciones también se han intensificado.

La Iglesia Bautista East Taylorsville está proporcionando refugio temporal en un hotel local para más de una docena de personas.

Foto del avatar

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario