La nueva normalidad no había traspasado por completo las fronteras del deporte hasta que una iniciativa en Carolina del Norte cambió el juego en medio de la pandemia.

El martes por la noche, muchos equipos de escuelas secundarias en las áreas del condado de Mecklenburg y del condado de Wake comenzaron a jugar baloncesto con mascarillas.

A fines del mes pasado, el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, emitió una orden que cambió el deporte, al menos en el estado.

Ahora se requiere que todos los atletas jóvenes y aficionados presentes usen mascarillas mientras practican deportes.

La Asociación Atlética de Escuelas Secundarias de Carolina del Norte, que ya había tenido a sus jugadores de voleibol de escuelas públicas jugando con máscaras, comenzó a exigir que todos los atletas, en interiores o exteriores las usen.

Hay excepciones

Para las escuelas públicas, solo el voleibol y el campo travieso están en temporada ahora.

Los atletas de fondo pueden quitarse las mascarillas mientras corren.

Pero los deportes en fases de desarrollo de habilidades menos vigorosas, como el football y el baloncesto, tendrán que usar las máscaras mientras participan.

Pero para las escuelas privadas, el baloncesto está en temporada ahora, eso significaba que el experimento de la mascarilla mientras se juega estaba por comenzar.

A pesar de las docenas de juegos programados, no se informaron incidentes, según el Charlotte Observer.

El Charlotte Country Day, el equipo del nuevo entrenador de los Bucs, David Carrier, finalmente jugó su primer partido.

Los Bucs tuvieron algunos juegos pospuestos debido al COVID-19.

Carrier, cuyo equipo perdió ante High Point Wesleyan 77-63, dijo que sus chicos solo querían jugar, sin embargo, tenían que hacerlo con la mascarilla.

“Una vez que comenzó el juego las máscaras no parecían ser un problema”, dijo Carter.

“Parecía como si el flujo del juego se hiciera cargo”, abundó.

El primer juego de los Buccaneers con Carrier terminó con una derrota por 77-63 ante Wesleyan Christian de High Point, pero los Trojans visitantes tuvieron que trabajar para lograrlo.

Los Bucs se quedaron atrás por 18 puntos al comienzo del tercer cuarto, pero lucharon con un solo dígito solo cinco minutos después.

E hicieron todo eso con solo tres días de práctica.

Si bien la mayoría de las otras escuelas privadas en Carolina del Norte realizaron prácticas y jugaron varios juegos, Charlotte Country Day no.

Fue marginado por varios problemas, incluido el rastreo de contactos COVID y una temporada de football tardía.

“Solo tuvimos una práctica juntos como equipo”, lamentó.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario