Los habitantes de Carolina del Norte están entre los menos propensos del país a ayudar a otro conductor varado en una tormenta de nieve.

Conducir durante el invierno tiene sus riesgos, con las carreteras llenas de hielo y nieve, provocando una serie de incidentes propios de la época para los automovilistas.

Una encuesta hecha por Gunther Volkswagen de Coconut Creek a 3,000 conductores reveló que casi la mitad de los conductores del estado (42 %) admitieron que no se detendrían para ayudar.

La cifra es superior al promedio nacional que es del 31 %.

A su vez, el sondeo reflejó que en Carolina del Norte la mayoría de los conductores (58 %) acudiría en ayuda de un compañero de conducción.

Los estados que salieron mejor posicionados en la encuesta fueron Idaho y Wyoming, donde los usuarios en un 91 % dijeron que se detendrían para ayudar a un conductor varado por el mal tiempo.

De igual forma, se descubrió que 3 de cada 4 encuestados aseguraron que harían un esfuerzo adicional y llevarían a un afectado a un lugar seguro si su automóvil se hubiera averiado.

El 55 % señaló que es más probable ayudar a una mujer, en comparación con un hombre.

Por último, el 67 % de los conductores dijeron que preferirían caminar 5 millas hasta la ciudad en lugar de que un extraño los lleve en su automóvil.

“Puede ser desalentador planificar un viaje largo en auto o por carretera durante condiciones climáticas adversas, sin embargo, a veces estos escenarios son inevitables".

“Es recomendable estar preparado en caso de emergencias y asegúrese de que cada elemento de su kit de suministros funcione correctamente”, aseguró Joseph Gunther IV.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Carolina del Norte, el estado con mayor progreso racial en el último año

¿Quieres criar una familia? Las Carolinas son de las peores opciones del país

Foto del avatar

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario