Recluso en Butner muere tras dar positivo por COVID-19
Desde el inicio de la pandemia, reclusos han muerto a causa del coronavirus en FCI Butner Low.

El coronavirus puso en jaque no solo al sistema de salud y la economía. El Butner Federal Correctional Complex de Carolina del Norte, fue acusado de no brindar atención médica adecuada para las personas encarceladas, por lo que un grupo de asociaciones civiles presentó una demanda para que se aseguren las óptimas condiciones de los reclusos debido a la intensificación de los brotes de COVID-19 en el penal.

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles, la ACLU de Carolina del Norte, el Comité de Abogados de Washington para los Derechos Civiles y Asuntos Urbanos y Winston & Strawn, fueron las instituciones que presentaron una demanda de acción en busca de atención médica adecuada para las personas encarceladas en el Complejo Correccional Federal Butner.

"Las instituciones penitenciarias han fallado continuamente en tomar las medidas más básicas para salvar vidas para proteger a las personas encarceladas del COVID-19. En ninguna parte esto es más cierto que Butner ha sido la más mortífera de todas las instalaciones federales durante esta pandemia", dijo la abogada de planta superior del Proyecto Nacional de Prisiones de la ACLU, Maria Morris.

DEMANDAN-BUTNER-COMPLEX
Los demandantes divulgaron el escrito en el que exigen justicia.

Prisiones, focos de contagio

Los demandantes aseguran que ni siquiera las personas que necesitan atención médica por problemas distintos al COVID-19 han podido acceder a ella durante la pandemia, lo que definieron como una clara violación de sus derechos. La demanda establece que todos los fallecidos por COVID-19 en Butner tenían una condición médica conocida que los hacía más vulnerables al virus, pero los funcionarios no tomaron las medidas adecuadas para protegerlos, en violación de la Ley de Rehabilitación.

"Las prisiones y las cárceles son los sitios de los mayores focos de COVID-19 en todo el país. Si los tribunales no intervienen para mitigar la crisis humanitaria que se está desarrollando, serán responsables de las vidas perdidas”, insistió Morris.

Cifras alarmantes

John Dailey, quien murió de COVID-19 a principios de julio, representa uno de esos ejemplos del mal manejo de crisis en la pandemia dentro la prisión en Butner para proteger a las personas encarceladas, de acuerdo con los demandantes, pues John estuvo enfermo durante semanas antes de ser evaluado. Cuando lo sacaron de su unidad de vivienda para ser evaluado, su condición ya se había deteriorado tanto que tuvo que ser trasladado al hospital en ambulancia.

“Más de 1000 personas encarceladas en Butner han sido infectadas de COVID-19 y 27 han muerto", reveló Jonathan Smith, director ejecutivo del Comité de Abogados de Washington para los Derechos Civiles y Asuntos Urbanos.

BUTNER-COMPLEX
Fotografía de la falta de distanciamiento en el complejo.

Exigen medidas

“Esto se pudo evitar si la Oficina de Prisiones hubiera tomado medidas para reducir la población para permitir el distanciamiento físico o si hubiera implementado prácticas de control de infecciones bien establecidas y ampliamente publicadas. El fracaso en hacer lo necesario para detener la propagación del virus continúa hasta hoy. La cruel indiferencia hacia la salud y la seguridad de las personas que se encuentran recluidas en las instalaciones es impactante”, continuó.

La demanda se produjo después de que un juez de un tribunal de distrito de Estados Unidos denegara una orden judicial preliminar en un caso anterior en mayo. La ACLU de Carolina del Norte tiene una demanda en curso en un tribunal estatal para liberar y proteger a las personas actualmente encarceladas en las prisiones estatales.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario