Un individuo identificado como Darius Sessoms le disparó a Cannon Hinnant de tan solo 5 años la tarde del 9 de agosto, mientras el pequeño paseaba en su bicicleta.

Los hechos ocurrieron en Wilson, Carolina del Norte, donde meses después de su muerte, muchos aún no digieren su trágica muerte.

En su honor

Un paso hacia la aceptación se produjo este miércoles 25 de noviembre por la mañana, cuando la familia del niño asesinado anunció planes para un Campo Milagroso de beisbol en su honor.

El proyecto exige que el campo se agregue al Complejo Atlético J. Burt Gillette y brinde a las personas con necesidades especiales y con discapacidad la oportunidad de jugar béisbol.

Un patio de recreo también es parte del proyecto.

La madre, conmovida

La madre de Cannon, Bonnie Parker, expresó su gratitud por el apoyo mostrado hacia la familia después de su pérdida.

"Solo quiero agradecer a todos por el apoyo, su amor, todo lo que se ha donado”, dijo Parker, quien se casó recientemente.

"Los mensajes que se nos han dado, todo lo que se ha donado", insistió.

"Se está devolviendo para ayudar a nuestra comunidad”, abundó.

Esperan recaudar fondos

El abogado de Wilson, Will Farris, informó que el campo posiblemente organice una rodada de bicicletas para niños como recaudación de fondos anual.

Farris dijo que a Cannon le encantaba jugar, por lo que un patio de recreo es un tributo apropiado.

"Estamos aquí porque queremos que la gente recuerde a Cannon", dijo Farris.

“Pero también queremos que la gente recuerde que esta es una comunidad que es fuerte y queremos que permanezca unida”, abundó.

“Queremos recaudar dinero para ese campo y para este patio de recreo".

Así ocurrió el asesinato

Hinnant fue asesinado a tiros en agosto, pocos días antes de comenzar el jardín de niños.

La muerte de Hinnant atrajo la atención nacional y es considerada por muchos como el caso más destacado en Wilson desde Brittany Willis.

Ella tenía tan solo 17 años cuando fue violada y asesinada en junio de 2004.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario