Charlotte - Cerca de 200 manifestantes exigieron a los miembros del Concejo de la Ciudad y a la alcaldesa Jennifer Roberts, que se pronuncien contra los arrestos del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) en Charlotte, y que eliminen el programa 287(g).

La protesta comenzó con una marcha desde el Parque Marshall hasta el edificio de gobierno. Las demandas se hicieron durante la reunión del Concejo del lunes 27 de febrero.

La demostración organizada por la agrupación Comunidad Colectiva, exigió a los funcionarios electos su apoyo a los inmigrantes y que alcen su voz contra la administración del presidente Donald Trump.

Los participantes llevaban letreros que decían en inglés: “Los inmigrantes hacen América grande”, “ICE fuera de Charlotte”, “Ustedes han robado la tierra de los nativos americanos y mexicanos”, “Paren de destruir las familias”, “no más 287(g)” y “no más arrestos colaterales”.

Los manifestantes también portaban un gran letrero que decía: “ICE fuera de Charlotte/Alcaldesa Roberts pronúnciese”, pero en el recinto los guardias de seguridad les ordenaron quitarlo.

 

Sesión interrumpida

El abogado y activista Tin Nguyen, fue escoltado del lugar por guardias, luego de un encendido intercambio de palabras con la alcaldesa Jennifer Roberts, quien poco después tuvo que ordenar un receso debido a que los manifestantes no cesaban de gritar: “No más ICE”.

A su regreso y ante la constante interrupción, los concejales y la alcaldesa decidieron dar por terminada la reunión pero accedieron a moverse al lobby para hablar con los manifestantes.

“Tengo dos hijos ciudadanos que ahora están traumatizados, no quieren ir a la escuela por miedo a que cuando regresen sus padres no estén. Ni mi esposo ni yo hemos cometido delitos, y no queremos ser cazados por el gobierno”, comentó Paula Flores.

 

“Es un tema federal”

“Vemos su miedo. Sabemos que las directivas federales han traído miedo a la comunidad. Los animo a alzar sus voces a los funcionarios federales”, dijo Roberts.

El activista Oliver Merino solicitó a la alcaldesa pronunciarse contra la Oficina del Alguacil, que maneja el programa identificación de inmigrantes 287(g), y cuando ella respondió que había tenido conversaciones con el alguacil, los manifestantes la abuchearon.

Roberts dijo que luego de una declaración que dio el 13 de febrero sobre los operativos del ICE, el estado amenazó con quitar millones de dólares de fondos a la Ciudad, si se opone a programas como el 287(g), porque catalogarían a Charlotte como una “ciudad santuario”.

https://lanoticia.com/?post_type=gallery&p=3051&preview=true

Deja un comentario