Charlotte - El miércoles 16 de marzo se inauguró oficialmente el Hospital Nacional Regional de Escuintla, en Guatemala. Este hospital de 36 camas que cuenta con la Unidad Neonatal y de Cuidado Intensivo más grande de su clase en Centroamérica, es un proyecto hecho realidad por el programa de Extensión Médica Internacional (IMO) del Carolinas HealthCare System y la Heineman Foundation en Charlotte, que lleva años dotando y renovando unidades médicas en hospitales en Centroamérica.

Para la inauguración un grupo de funcionarios del Carolinas HealthCare System viajó para participar en la ceremonia del “corte de cinta”, que fue encabezada por el presidente Jimmy Morales y la primera dama, Patricia Marroquín.

También estuvo el director del hospital, el doctor Luis R. Calvo, la doctora Liz Castro, directora de los residentes de pediatría del hospital, así como diplomáticos de ambas naciones.

Detrás de este ambicioso proyecto de IMO, está el conocido doctor Francis Robicsek, quien después de ejercer como cirujano de corazón durante 60 años, decidió dedicarse al ayudar a dotar hospitales en Centroamérica y el Caribe.

Robicsek trabaja “hombro a hombro” con Theresa Johnson, directora ejecutiva de Heineman Medical Outreach.

El Hospital Nacional Regional de Escuintla ayudará a reducir la taza de mortalidad infantil, que en esta región de más de un millón de habitantes, es siete veces mayor que en Estados Unidos.

El hospital trata anualmente 1,000 casos, pero ahora con las nuevas unidades podrá atender muchos más niños. Cortesía.

Según el doctor Calvo, el hospital trata anualmente 1,000 casos, pero ahora con las nuevas unidades podrá atender muchos más.

Muchos de los que llegaban al hospital debían esperar afuera, bajo la sombra de un gigantesco árbol de mango, mientras debían tener entre tres y cuatro niños por habitación, sin tener suficientes camas y espacio para albergarlos.

Nosotros realmente teníamos que pensar acerca de cómo hacer nuestro trabajo, porque no teníamos todo lo que necesitábamos. Teníamos que usar nuestra imaginación, era una batalla cada día”, expresó la doctora Castro.

Deja un comentario