En medio de la inflación y el aumento en el precio de los alimentos, millones de niños en todo el país seguirán recibiendo comidas gratis durante el verano.

La aprobación de la nueva leyKeep Kids Fed” garantiza una extensión al programa de entrega de alimentos que se creó durante la pandemia del COVID-19. Cabe destacar que dicha ley fue promulgada el pasado viernes por el Presidente Joe Biden.

“El Presidente y el Congreso se han asegurado de que los programas de comidas escolares y de verano obtengan el apoyo que tanto necesitan para lidiar con los problemas actuales del servicio de alimentos y mantener a los niños alimentados”, dijo la senadora de Michigan, Debbie Stabenow.

Te puede interesar:

También apoyaron la iniciativa los representantes de Carolina del Norte.

“Cumplieron con nosotros y estamos realmente aliviados y agradecidos”, comentó Elyse Dashew, presidenta de la BOE de las escuelas de Charlotte-Mecklenburg.

Dicha ley ayuda a los distritos escolares de todo el país a mantener la flexibilidad en los programas de comidas y a luchar contra los altos costos de los alimentos.

En un principio se extenderán los programas de comida de verano hasta el mes de agosto.

De igual forma, la ley aumentó la tasa de reembolso para el almuerzo y el desayuno escolar para ayudar a compensar el aumento del costo de los alimentos y los gastos operativos de las escuelas.

Te puede interesar:

Por cada almuerzo, las escuelas recibirán 40 centavos adicionales a la tarifa estipulada y 15 centavos más por cada desayuno servido.

Ahora los familiares tendrán que inscribir a sus hijos en los programas de almuerzo gratis a precio reducido. Cabe destacar que el desayuno sigue siendo gratis.

“Las escuelas y los padres pueden estar tranquilos sabiendo que la ayuda está en camino para que los niños puedan seguir recibiendo comidas escolares y de verano”, señaló la Senadora Debbie Stabenow.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...