Charlotte no es precisamente una ciudad donde abunde el frío extremo.

Pero debido a la pandemia de coronavirus, ya es posible cenar dentro de un iglú como ocurre en países europeos como Finlandia o Noruega.

La diferencia es que en Carolina del Norte no es la aurora boreal la que se refleja en el cielo sino los destellos de la ciudad.

Estos conceptos creativos han estado apareciendo en restaurantes de todo el país en respuesta a la colisión del invierno y COVID-19.

Muy afectados por la pandemia de coronavirus, los restaurantes han tenido que ser creativos con las formas de atender a los huéspedes de forma segura.

Así funciona un iglú

Los iglús tipo comedor brindan protección contra el viento y partículas.

Y a diferencia de los espacios interiores, pueden permitir que los grupos individuales estén aislados de otros clientes.

"Mantiene el grupo al que está potencialmente expuesto mientras cena fuera mucho más pequeño", dijo Paul Sax, director clínico de la División de Enfermedades Infecciosas del Brigham and Women’s Hospital en Boston.

"Desde una base matemática, es más seguro que cenar en un restaurante, donde tiene, potencialmente, exposición a muchas otras personas".

Así, la clave para un comedor de burbujas seguro se reduce al saneamiento adecuado, la ventilación y el uso restringido a una mesa de personas de la misma familia o grupo pandémico.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por The Goodyear House - NoDa (@goodyearhouse)

El saneamiento entre usos es fundamental para garantizar que las gotas de aire no permanezcan en las superficies cuando lleguen los próximos invitados.

Todas las superficies deben limpiarse con desinfectantes registrados por la EPA entre grupos.

Dado que la ventilación dentro de los iglús es limitada (incluso los domos con ventanas no proporcionan suficiente flujo de aire para reducir significativamente el riesgo), se deben abrir y ventilar durante al menos 15 minutos después de su uso.

Esto permite que se disipen las gotas y partículas de aerosol persistentes, así como los vapores químicos.

Se debe reservar

Según el Wall Street Journal, "La regla básica es que no cenes dentro de uno con nadie con quien no te sentirías seguro dentro de una cabina telefónica".

The Goodyear House en NoDa es la primera en Charlotte en ofrecer asientos iglú, después de haber pedido su lote inicial de cuatro iglús en julio.

Tiene tres asientos cada noche, con reserva previa.

Los invitados deben llamar y especificar un horario de 5 p.m. a 7 p.m. o 9 p.m.

Entre cada asiento, los iglús se desinfectan por completo con un limpiador registrado por la EPA y las solapas de las ventanas y la puerta principal se abren durante 15 a 20 minutos para que se ventilen.

El Mother Earth Group está sentando a los invitados en sus invernaderos tanto en Fern en East Boulevard como en Halcyon en el Mint Museum uptown.

Los invernaderos de seis por ocho cuentan con calentadores.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario