Lo que se considera "normal" en términos meteorológicos está en constante cambio.

Esencialmente, lo normal es la base para juzgar cómo las condiciones climáticas diarias, mensuales y anuales se comparan con los parámetros anteriores.

Esos números en el país se llaman —no es de extrañar— Climas Normales de Estados Unidos.

Los números reflejan un promedio de observaciones climáticas recopiladas durante los últimos 30 años en las estaciones meteorológicas locales de todo el país.

En este caso, tomaremos los del aeropuerto internacional de Raleigh-Durham, Carolina del Norte.

Las normas climáticas normales del país se ajustan cada 10 años. 

Entonces, durante la última década, los normales se han basado en observaciones meteorológicas de 1981 a 2010

A principios de mayo, los expertos climáticos de los Centros Nacionales de Información Ambiental (NCEI) de la NOAA publicaron una data actualizada basada en el clima que ocurrió entre 1991 y 2020.

El conjunto de datos refleja una "nueva normalidad" que es un mejor reflejo del clima cambiante.

Y no es de extrañar que los nuevos números climáticos muestren cómo nuestro clima se está calentando. 

En comparación con el clima normal de los últimos 30 años entre 1981 y 2010, la RDU es aproximadamente medio grado más cálida, es decir, un 0.4.

El cambio se nota en el invierno

Como era de esperar, el clima más cálido se refleja en el clima invernal. 

Si cree que está viendo menos nieve, está en lo cierto. 

La nueva normalidad climática muestra que RDU ve 0.7” menos de nieve por año. 

Eso es casi una pulgada menos de nieve que lo normal en los últimos 30 años.

En resumen, lo que reflejan las cifras sobre el cambio climático es perfectamente normal.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

National Geographic reconoce un nuevo océano: Océano Austral

Abejas: ¿Por qué están en peligro de extinción?

Clima: Carolina del Norte experimenta días calurosos

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario