La fotógrafa de vida silvestre de Carolina del Norte, Lori Ann Beckwith, encontró a principios de enero a un cachorro huérfano de oso que comenzó a fotografiar y le robó el corazón.

Te puede interesar:

En ese entonces el pequeño osezno se escondía en la copa de un árbol en un refugio de vida silvestre en Pantego.

La fotógrafa de Carolina del Norte le dijo al medio WRAL que por horas estuvo observando al cachorro de oso y sacándole fotos.

Luego de varias semanas de observarlo en la misma zona, Beckwith se dio cuenta de que el oso era huérfano.

Al percatarse que el osezno tendría que crecer solo, Beckwith decidió registrar en imágenes ese proceso.

Para realizar de mejor forma el trabajo, la fotógrafa se asesoró con expertos sobre vida salvaje del estado.

Ellos le hicieron saber que este tipo de situaciones es más común de lo que uno cree en la naturaleza.

'Esperé durante tres horas y el cachorro se quedó allí. Está solo. No sabemos qué pasó.'

Contó Beckwith a WRAL

La mujer desarrolló un vínculo especial con el cachorro y cada que tenía tiempo libre iba al Refugio Nacional de Vida Silvestre de Pungo.

'Se convirtió en mi lugar de paz... ver algo tan pequeño, prosperando y sobreviviendo.'

Aseguró Beckwith al mismo medio

Con el paso de los días el cachorro fue creciendo y tomando gran tamaño, además aprendió a subir y bajar de los árboles para buscar comida.

'Lo adoro. Es increíble ver su crecimiento.'

Contó la fotógrafa que aseguró el osezno le robó el corazón

Beckwith se convirtió en fotógrafa de vida silvestre después de la muerte de su madre.

Para ver las fotos que ha hecho del oso entra a su página de Facebook.

Daniel González

Periodista egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García en México y con 17 años de experiencia. Amante de los viajes y las historias que de ellos emanan. Un buen libro, una buena película...