Imagina caminar por el bosque con tus amigos, escuchar una voz y al voltear, darte cuenta que nadie te habló, sin embargo, sientes una presencia a tu lado. Esto es lo que han narrado las personas que han visitado un cementerio abandonado en el medio del bosque de Carolina del Norte, conocido como Cabelands.

Este cementerio se encuentra en el Parque Estatal Eno River, con acceso desde el área del estacionamiento del parque estatal, en el extremo oeste de Howe Street, en el condado de Durham.

Y es que mucho antes de que se estableciera el Parque Estatal del Río Eno, la tierra fue utilizada por los primeros colonos europeos, así como los pueblos originarios de las tribus Shakori, Occoneechee y Eno.

Aunque los letreros alejan a los excursionistas de estas ruinas, de vez en cuando se pueden topar con alguna tumba, además, los mapas en Internet ofrecen rutas para llegar hasta estas zonas.

De acuerdo con los reportes, solo 12 de las tumbas de este cementerio están marcadas, sin embargo, hay registro de un total de 51.

Esta sección es conocida como Cabelands, donde los excursionistas aseguran haber escuchado susurros, gritos e incluso haber visto a personas salir de entre los árboles.

El cementerio abandonado en el bosque de NC que causa terror: Cabelands

Sin embargo, no solo hay terror e historias de miedo en este sitio, pues en realidad forman parte de la historia de Durham y de Carolina del Norte.

Este cementerio perteneció a la familia de John Cabe, quien en el año 1780 compró más de 300 acres de tierra a lo largo del río Eno.

Gracias al establecimiento de Cabe comenzó a crecer una comunidad a lo largo del río que incluía molinos, granjas e incluso llegó a tener una escuela y es justo en la granja donde algunas personas han declarado haber escuchado la mayor parte de la actividad paranormal.

El sitio web Eno River muestra la experiencia de Herb Englishman, quien asegura haber escuchado ruidos, haber sentido presencias e incluso haber platicado con una niña.

"El lugar especial para sentir las energías del sitio histórico es el área de la granja en el borde del acantilado con vista al río Eno. Un enorme roble se encuentra justo antes del acantilado".

"Hay un ambiente cálido y alegre distintivo en la tierra. He visitado la zona residencial en numerosas ocasiones y siempre he obtenido EVP [grabaciones]. Un hombre, una mujer y una niña. La niña parece ser la más habladora. Parece como si estuviera de pie junto a ti. En otra ocasión se escuchó la voz de un hombre", aseguró Herb Englishman en el sitio web donde también se pueden ver fotografías del cementerio y un mapa de cómo llegar al sitio.

El sitio oficial de parques estatales de Carolina del Norte asegura que los cimientos de piedra y los trabajos de terracería del antiguo molino son visibles desde el sendero.

Cuéntanos si te atreverías a visitarlo o si ya lo has hecho en alguna ocasión.

También te puede interesar:

Jonathan Hernández

Reportero de espectáculos y cultura. Disfruto de leer, escribir, ver series y caminar con mi perro. Amo la comida y cultura de mi tierra. jhernandez@lanoticia.com

Deja un comentario