Un niño de 4 años usó un arma y se disparó en la cabeza mientras estaba sentado en el asiento trasero de un automóvil.

El niño de Luisiana estaba con otros dos hermanos menores, de 1 y 2 años, mientras que su madre y otro adulto fumaban marihuana en el asiento delantero, dijeron las autoridades.

Aparentemente el niño encontró el arma, propiedad de su padre, y la accionó por encima de su ceja derecha.

"Fue una herida por contacto en la frente", dijo el forense Gerry Cvitanovich.

Una autopsia concluyó que la herida de bala de Jarion Walker fue autoinfligida, dijo Joseph Lopinto, jefe de policía del condado Jefferson, en una conferencia de prensa.

El incidente ocurrió aproximadamente pasadas las 10 de la noche 5 de la noche del sábado en la ciudad de Westwego, un suburbio de Nueva Orleans.

Los adultos admitieron que estaban fumando marihuana cuando escucharon el disparo, dijo Lopinto. El niñito fue llevado al hospital, donde murió.

No se practicaron arrestos mientras las autoridades completan la investigación. Luego entregarán sus conclusiones a la oficina del fiscal en Jefferson.

"No pienso que sea apropiado hacer un arresto en estos momentos", dijo Lopinto. "Ellos acaban de perder un hijo y ciertamente no fue intencional, de ninguna manera".

Sin embargo, también aseguró que "Este tipo de muertes pueden prevenirse".

jerali-gimenez-journalist

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario